El camino a las cumbres: un primer paso exitoso para Jean-Christophe y Éloi

Jean-Christophe René y Éloi Larrivee (originarios de Ham-Nord) partieron desde el 2 de febrero para escalar los cinco picos más altos de América del Sur y regresaron al país el 22 de junio. Completan así la primera etapa de su ambicioso proyecto titulado “La route des Sommets”, cuyo objetivo es escalar las cinco montañas más altas de cada continente en bicicleta (o esquí de fondo).

Con la cabeza llena de imágenes, pero también de vivencias, Jean-Christophe René ha contado parte de este viaje. Originalmente se suponía que sucedería a las tres en punto, pero finalmente se hizo realidad al menos para los dos primeros picos a las cinco en punto. Pero después de la segunda subida, el grupo se separó y no tenía los mismos objetivos y metas. Jean-Christophe y Éloi, por lo tanto, hicieron la mayor parte de la expedición como dúo (por lo tanto, podemos hablar de los “2 Mosquetones” en lugar de los “3 Mosquetones”, como se llamaba originalmente el trío). Terminaron escalando siete picos en lugar de cinco, y en mucho menos tiempo del esperado (cinco meses en lugar de siete). Y para moverse entre las montañas usaban la bicicleta, lo que significa unos 7000 km de caminos. “Después de dos meses, nos dijimos que podíamos acortar la duración de la expedición acelerando el paso y encadenando las montañas”, explica confiado también en que estaban aburridos de su familia y de Quebec.

Cuando le pedimos a Jean-Christophe (quien, por cierto, vino a la entrevista en bicicleta como si no hubiera hecho lo suficiente en los últimos meses) que resumiese esta increíble aventura en cinco palabras, después de pensarlo un momento dijo: superación, sufrimiento, orgullo, solidaridad y asombro.

Una gran expedición, pero que presentó algunas dificultades. En un entorno hostil y desértico, tenían que planificar el suministro de agua y alimentos todos los días, lo que no siempre era fácil. Aterrizados en Santiago de Chile, recorrieron este país además de Bolivia, Perú y Argentina en bicicleta, con todo su equipo, en total autonomía. Y a lo largo de la epopeya, solo se tomaban tres o cuatro días de descanso, muchas veces obligados por lesiones o falta de sustento (de comida o dinero). “Necesitábamos un día real después de escalar el Aconcagua”, menciona Jean-Christophe. Hay que decir que su objetivo era superarse a sí mismos y rendir.

subidas y bajadas

Y a pesar de los inconvenientes causados ​​en particular por la altitud (dolor de cabeza para Jean-Christophe y náuseas para Éloi), no se dieron por vencidos y lograron superar este gran desafío que se habían propuesto. Incluso si escalar las montañas no fue fácil para el dúo, llegar allí en bicicleta tampoco fue pan comido. Días de subir sin descanso, subir otros puertos y volver a bajar, por caminos que podrían describirse mejor como senderos para bicicletas de montaña marcaron el día a día de los dos hombres. “En Perú experimentamos la parte más dura de la bicicleta. Había estudiado las montañas pero no mirado los caminos. Fue una gran sorpresa”, resume, precisando que a veces era necesario que simplemente empujaran las bicicletas, para frenar, se puede adivinar, su avance. Agregue a eso casi un mes de heladas en las noches, hacía mucho frío. Esto dificultó la instalación de vivacs y la cocina.

No debemos olvidar las bicicletas rotas, que no siempre son fáciles de arreglar (Jean-Christophe rompió el cuadro de su bicicleta), y las tiendas de comestibles, que no son fáciles de conseguir en pequeños pueblos remotos, donde sin embargo se acogen con curiosidad pero con calidez. Les llamó la atención la generosidad de los aldeanos que, aunque no tuvieran mucho, siempre estaban dispuestos a compartir con extraños en bicicleta. Incluso se alojaron con los lugareños de forma gratuita.

El catering fue bastante frugal, principalmente debido a la falta de variedad en la oferta. “Comíamos mucho arroz y patatas”, resume. Pero el mayor problema era el suministro de agua. “Ya no hay arroyos a 3.500 metros sobre el nivel del mar. Y para la nieve, está a 5000 metros. Entonces se pueden esperar 1.500 metros de altitud”, vuelve a decir. Muy a menudo tenías que llevar contigo 10 litros de agua además del equipo de campamento, el equipo de escalada y la comida.

El dúo también luchó con un problema de comunicación que dificultó bastante la comunicación con sus seres queridos. “No teníamos contacto en las montañas. En un momento estuvimos 14 días sin comunicación”, dice. No hace falta decir que las familias estaban ansiosas por saber de ellos. Y en cuanto al spot (dispositivo de geolocalización), no siempre funcionó.

una prueba mental

Por supuesto, para un viaje así se necesita una mente de acero. Los dos Centricois necesitaron mucho coraje y determinación para llegar al final de la aventura. Sobre todo cuando acabas de escalar una montaña y te das cuenta de que tienes que pedalear 4700 km para llegar a la siguiente.

Con esta expedición, Jean-Christophe quería ganar experiencia para el resto, las siguientes etapas de este camino hacia las cumbres que quiere alcanzar. También quería salir de su zona de confort. Por este lado también es misión cumplida. Volvió con la cabeza llena de recuerdos y anécdotas. Entre otras cosas, dice que no debes pedalear y revisar tu teléfono al mismo tiempo. De hecho, chocó con un coche y se cortó la rodilla, de la que aún tiene cicatriz.

También recuerda aquella ventisca al subir la tercera montaña, cuando empezó a nevar a 6500 metros. “Una persona normal habría vuelto abajo”, dijo. Pero no hubo vuelta atrás para el dúo antes de llegar a la cima, a pesar de que estaban hasta las rodillas en la nieve. “Me quedé sin agua en la parte superior y la tormenta estaba furiosa, no podíamos ver nada. Por suerte teníamos el GPS del teléfono (que se quedó sin batería más rápido que nosotros) para guiarnos, de lo contrario nos hubiéramos perdido”, recuerda. Encontraron su campamento después de un día de más de 15 horas de ascenso y descenso y Jean-Christophe hacía tiempo que no tomaba agua. Imposible encender la estufa por la tormenta para derretir la nieve. Por lo tanto, puso algo en sus botellas, que derritió colocándolas sobre su cuerpo. “Me las arreglé para hacerme 500 ml de agua”, se ríe.

También cabe señalar que Éloi pudo haber sido despojado de su dinero y teléfono celular rodeado por tres personas en un pueblo. Afortunadamente, se defendió y no le robaron nada en ese momento. Por el lado del presupuesto, como se esperaba, el viaje costó alrededor de $12,000. “No es caro para la experiencia vivida”, explica.

La expedición les habrá permitido a los dos hombres desarrollar habilidades como la responsabilidad, el manejo de riesgos, el liderazgo, la perseverancia, pero sobre todo demostrar que es posible alcanzar tus sueños. Con esto en mente, Jean-Christophe y Éloi planean coescribir un libro para narrar este increíble viaje y ofrecer conferencias sobre la Global Health Foundation, a la que desean apoyar. Como resultado, se educa a los jóvenes en hábitos de vida saludables a través de la actividad física regular, principalmente al aire libre.

Incluso si acaba de regresar a casa, esto no impide que Jean-Christophe planee la continuación de este desafío de escalada. De hecho, ya está pensando en el siguiente paso, que debería ser la Antártida, cuestión de aislarse un poco más y vivir en condiciones extremas. “Pero antes haré una expedición preparatoria a Groenlandia (montaña de esquí)”, anuncia. Aún no se ha fijado una fecha para la Antártida, pero podría estar pensando en Groenlandia en 2023. Y para el resto de su desafío, Jean-Christophe siempre está dispuesto a llevarlo a cabo junto a su amigo de la infancia y compañero en este desafío, Éloi Larrivee.

Los siete picos alcanzados por Éloi y Jean-Christophe, la altitud, el terreno y una descripción:

– Marmolejo (6109 metros), frontera argentino-chilena, “los primeros 6000 metros”

– Aconcagua (6961 metros), Argentina, “el pico de América”

– Bonete Chico (6759 metros), Argentina, “la montaña de la tormenta de nieve”

– Monte Pissis (6792 metros), Argentina, “la montaña más hermosa”

– Ojos del Salado (6891 metros), frontera argentino-chilena, “la montaña de arena”

– Sajama (6542 metros), Bolivia, “la punta de Bolivia”

– Huascaran Sùr (6768 metros), Perú, “el pico técnico”

Esperanza Pardo

"Experto en café. Orgulloso fanático de los viajes. Pionero de las redes sociales. Ninja de la cultura pop. Fanático de los zombis. Experto en cerveza profesional".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.