Derrota parcial del gobierno argentino

Publicado el 15 de noviembre de 2021 a las 9:40 amActualizado el 15/11/2021 a las 15:45

Es domingo, casi las 21 horas, cerca de la sede del Frente de Todos, la coalición gobernante en Argentina. Un puñado de activistas se reúne en torno al escenario preparado para que intervengan sus candidatos. Mientras los vendedores ambulantes acercan sus puestos al epicentro del evento debido a la falta de multitudes, los rostros luchan por ocultar su decepción mientras esperan los primeros resultados oficiales.

Si bien la ruptura fue limitada en la provincia de Buenos Aires, madre de todas las luchas, el campo presidencial perdió las elecciones nacionales con el 34% de los votos frente al 42% de la oposición. El Frente de Todos, que ya carecía de mayoría en la Cámara de Diputados, también la perdió en el Senado, donde su número de escaños bajará de 41 senadores (de 72 en total) a 35 a partir de diciembre.

“Consenso de las Grandes Mayorías”

En un discurso grabado en el que se prevén números a la baja, el presidente Alberto Fernández respalda la “reconstrucción económica, la consolidación de ingresos, la reducción de la inflación y la creación de empleos”, las principales preocupaciones de los votantes argentinos.

También promete presentar al Congreso a partir de la primera semana de diciembre los “mejores acuerdos que (su) gobierno ha encontrado con el Fondo Monetario Internacional en las negociaciones” sin “abandonar los principios de crecimiento económico e inclusión social”. En su discurso, el Presidente también habló de un “gran consenso mayoritario”, en alusión a la principal fuerza opositora, el partido del expresidente Mauricio Macri.

Cristina Kirchner invisible

“No tiene el apoyo político necesario para hablarnos directamente”, se queja Silvia Maucci, maestra jubilada. Por razones médicas, la vicepresidenta y expresidenta Cristina Kirchner, que sabe movilizar a las masas y generar el rechazo de sus opositores, está efectivamente ausente esa noche.

Al final de una campaña agotadora para las bases militantes agotadas, el discurso grabado del Presidente carece de entusiasmo y gratitud por su dedicación. La apelación del pie a la oposición va mal. “Hace frío. No entiendo por qué está haciendo eso. Los resultados no son tan malos”, dice Pablo, un activista decepcionado. “Da la calma que necesitamos. Un camino lento pero claro de crecimiento con metas realistas. , moderado por Pedro Audero, economista y activista.

perder al ganar

“Perder mientras se gana. Eso había planteado el Frente de Todos tras el fracaso de las elecciones primarias de septiembre. En otras palabras, aceptar la derrota mientras se retoman áreas clave y tratar de ponerse al día con los resultados principales tanto como sea posible.

Cerca de las 23 horas, el Presidente y dirigentes del Frente de Todos se dirigen a sus bases. El lenguaje cambia y adquiere un tono combativo. Magui Fernández Valdez, candidata fallida a un escaño en el Parlamento, argumenta que “debemos encontrar la manera de volver a tomar riesgos en la política. La derecha de los debates nos empuja hacia una posición más conservadora. […] Pero el resultado electoral, que puede calificarse de empate, no debe afectar nuestra propuesta política”, advierte.

El Presidente concluye las intervenciones de su jefatura y pide movilizarse en las calles el próximo miércoles, el “Día de la militancia peronista”. ¿Preguntar demasiado?

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.