Revisión de la política comercial de la UE – EURACTIV.com

Después de un año débil, la agenda política de libre comercio de la Unión Europea está cobrando impulso bajo la presidencia checa del Consejo de la UE. Aún así, las medidas comerciales unilaterales que se están negociando actualmente dentro del bloque parecen estar ganando impulso.

A principios de 2021, la Comisión Europea presentó una nueva estrategia comercial que “política comercial abierta, sostenible y proactiva”. Entre estos tres objetivos, sin embargo, está “La página inicial se ha descuidado un poco”dijo un alto diplomático europeo a EURACTIV.

Una de las razones de este hallazgo es estructural. En un contexto de tensiones geopolíticas acentuadas, en el que las dependencias comerciales se utilizan con fines políticos, la voluntad de afirmarse parece más importante que la apertura.

La segunda razón es el tiempo. Como el gobierno francés bloqueó todos los acuerdos comerciales importantes antes de las elecciones presidenciales y generales francesas a principios de este año.

Por eso, los ministros de comercio de los Estados miembros se han esforzado por reforzar la política comercial de la Unión bajo la Presidencia francesa. Hicieron que el acceso a los mercados de adquisiciones de la UE estuviera condicionado al acceso recíproco, acordaron un régimen para limitar las distorsiones causadas por los subsidios extranjeros y comenzaron a discutir el instrumento anti-coercitivo propuesto.

Más durabilidad

La UE también ha pasado al pilar de la sostenibilidad de su estrategia comercial. En junio, la Comisión Europea presentó una propuesta para fortalecer el papel de los capítulos de comercio y desarrollo sostenible (TSD) en los acuerdos de libre comercio (TLC).

La propuesta fue bien recibida por la Comisión de Comercio Internacional (INTA) del Parlamento Europeo y no es objeto de debate entre los Estados miembros. “Las conclusiones del Consejo sobre SIA podrían presentarse en noviembre”dijo un alto diplomático de la UE, y agregó que las conversaciones hasta ahora no han planteado muchos temas polémicos.

En materia de libre comercio, el mes de junio estuvo marcado por la apertura de negociaciones para un tratado de libre comercio con India y la conclusión de negociaciones con Nueva Zelanda.

Y otros casos están en curso. Por ejemplo, un acuerdo de libre comercio con Chile que fue bloqueado por Francia el año pasado ahora está listo para ser firmado, pero aún no está claro si el nuevo gobierno chileno tiene la intención de hacer algo al respecto.

Avances con pequeños socios comerciales

También habrá una importante ronda de negociaciones con Australia después del verano. Un diplomático dijo que hay “buen golpe” que las negociaciones no podrán concluirse hasta 2023.

La actualización del acuerdo comercial con México se ve obstaculizada actualmente por preocupaciones sobre el diseño del acuerdo, si el acuerdo de inversión debe tratarse por separado.

Si bien se espera que los TLC con Nueva Zelanda, Chile, Australia y México se firmen y ratifiquen a fines del próximo año, estos son pequeños socios comerciales de la UE. En cuanto a los dos socios más grandes, es poco probable que Estados Unidos avance hacia un mayor libre comercio y el acuerdo de inversión con China parece estar estancado en este momento.

“Las barreras para ratificar acuerdos comerciales más polémicos como Mercosur o el Acuerdo de Inversión de China siguen siendo muy altas y parece poco probable que se superen en el corto plazo”.Niclas Poitiers, experto en comercio del think tank empresarial Bruegel, le dijo a EURACTIV.

El destino del Mercosur -la unión de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- también estará determinado por el resultado de las elecciones presidenciales en Brasil el próximo octubre.

Además, las relaciones comerciales con el tercer socio comercial de la UE (Reino Unido) y el cuarto (Suiza) siguen siendo frágiles por motivos políticos. A menos que se resuelvan las disputas, las relaciones comerciales con estos mercados relativamente importantes podrían incluso deteriorarse.

Universalidad, la salida fácil

Entonces, aunque el libre comercio en la UE está recuperando fuerza, esta apertura está ocurriendo lentamente y está dirigida a mercados relativamente pequeños.

“La situación es más gratificante del lado de las medidas comerciales unilaterales, donde no se deben hacer concesiones a terceros”dijo Poitiers, quien cree que las herramientas con las que la Unión Europea hace cumplir unilateralmente sus criterios de sostenibilidad o que le permiten evitar la coerción económica seguirán jugando un papel más importante en los próximos meses.

Los gobiernos de los estados miembros y el Parlamento Europeo podrían, por ejemplo, acordar una posición de negociación sobre el instrumento anti-coerción este otoño. Esto allanaría el camino para las primeras discusiones entre los gobiernos de los Estados miembros y el Parlamento Europeo sobre este instrumento a finales de este año.

“Este enfoque unilateral permite a la UE perseguir sus objetivos con más vigor”, dijo el señor Poitiers. Sin embargo, agregó que este “Peligro de fragmentar el comercio mundial y crear conflictos con los socios comerciales”.

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *