La amarga batalla de Rabat en América Latina

El nuevo presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha decidido comenzar su mandato restableciendo las relaciones diplomáticas de su país con el Frente Polisario el 7 de agosto. Las relaciones que, en buena medida, están congeladas desde 2001. El presidente de izquierda radical se mostró así fiel a su campo ideológico (el socialista) al reincorporarse al frente separatista, desde el que acogió a su supuesto jefe diplomático, Mohammed Salem Ould Salek, al día siguiente de su elección. Un gesto que, por supuesto, está respaldado por maniobras en el backstage de Argel.

Para justificar esta sorpresiva medida, el gobierno colombiano afirmó su adhesión “a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas”. “El Gobierno de la República de Colombia, inspirado en los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas, reafirma la vigencia del comunicado conjunto suscrito el 27 de febrero de 1985 con el Gobierno de la RASD”, se lee en el comunicado del Ministerio. .Relaciones Exteriores de Colombia.

¡La derecha pro-marroquí se retira!

Al hacerlo, el nuevo presidente colombiano, siguiendo los pasos de los pocos países que aún creen en las viejas lunas de la ideología socialrevolucionaria inspirada en Simón Bolívar, actúa en las antípodas de su antecesor, el presidente derechista Iván. Duque, cuyo mandato ha supuesto un florecimiento sin precedentes que lideró las relaciones entre Marruecos y Colombia.

Recordemos que Bogotá estuvo a punto de reconocer el carácter marroquí del Sáhara cuando la canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez, visitó Marruecos en noviembre de 2021. Había anunciado que su país tenía la intención de extender la jurisdicción de su consulado a todo el territorio marroquí, incluidas las provincias del sur. Además, la diplomacia colombiana anunció su apoyo a la iniciativa de autonomía. Pero el resurgimiento de la izquierda radical interrumpió esta luna de miel, que en cierto modo reflejó las victorias diplomáticas de Marruecos en América Latina. Porque sí, el reino nunca dejó de invadir la fortaleza latinoamericana, considerada inexpugnable por ser un bastión de la ideología marxista dedicada a apoyar los movimientos separatistas en el mundo.

¡Contra la ola de izquierda!

Sin embargo, la nueva ola de izquierda que recorre América corre el riesgo de poner en peligro los logros de Marruecos, que ha logrado ganarse la confianza de varios países grandes de la región, como el Brasil de Jair Bolsonaro, Perú y el apoyo de Chile a la oposición anti-Maduro en Venezuela.

Sin embargo, estas relaciones son cada vez menos sólidas ya que la mayoría de los países están ahora o para algunos gobernados por figuras de izquierda muy sensibles a la tesis separatista revolucionaria que pretende ser el Polisario. ¿Tenemos que preocuparnos? Aunque la reanudación de las relaciones entre Colombia y el Polisario es lamentable, América Latina sigue estando al alcance de Marruecos si continúa la lucha hasta el final, dice Jawad Kerdoudi, presidente del Instituto Marroquí de Relaciones Internacionales (IMRI), que sin embargo reconoce que ese este punto de inflexión socialista sigue siendo un verdadero desafío. Sobre todo porque Brasil, cuyo comercio con Marruecos supera los 3.000 millones de dólares, también podría girar hacia la izquierda si da Silva gana.

“Junto a Colombia con la elección presidencial de Gustavo Petro, Perú con Pedro Castillo, Chile con Gabriel Boric, Luna Da Silva podría volver al poder en las elecciones presidenciales de Brasil el próximo octubre”, enfatiza nuestro experto, quien explica esta ola de izquierda a través de los fracasos de la derecha. que no mejoró el poder adquisitivo de los ciudadanos más pobres, aumentando las desigualdades sociales. Por lo tanto, es apropiado un uso más consistente de la diplomacia marroquí para dirigirse de manera más efectiva a la opinión pública de estos países, dijo Kerdoudi. “La diplomacia marroquí debe incrementar sus esfuerzos para explicar las reformas sociales implementadas por Marruecos, especialmente el seguro universal de salud”, recomienda.

Realismo diplomático en orden de batalla

Por lo tanto, Marruecos debería seguir una estrategia multidimensional, cuya piedra angular sería la economía. “Nuestro país tiene interés en aumentar el comercio y la inversión con estos países, especialmente porque puede ofrecer una cooperación efectiva en varias áreas, a saber, agricultura, gestión del agua, energías renovables, industrias como la automotriz y la aviación, el turismo y las nuevas tecnologías”, estima. el experto. Señala que Marruecos también tiene un gran potencial en fosfatos y fertilizantes, fundamentales para mejorar los rendimientos para lograr la seguridad alimentaria.

“Además de la economía, Marruecos necesita desarrollar intercambios culturales con los países latinoamericanos y aprender el idioma español, especialmente para los diplomáticos marroquíes destinados en esta región”, concluye el presidente de IMRI. Además, hace veinte años, Marruecos comenzó a acercarse a los países de América Latina, el Reino ha apostado por los negocios y sobre todo por la diplomacia entre bastidores para representar la causa nacional del Sáhara, que varios países desconocen a fondo.

América Latina es tal foco de atención de Marruecos que el tema está siendo tratado por un departamento especial de las autoridades marroquíes, actuando conjuntamente con diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores. Al mismo tiempo, Marruecos se enfoca en la diplomacia parlamentaria (ver puntos de referencia) mientras también está activo en América Central y el Caribe.

Augusto Bojorquez

"Amante de la cultura pop sutilmente encantador. Evangelista de Internet. Solucionador de problemas de por vida. Entusiasta de la cerveza".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.