India/Túnel colapsado: el ejército inicia una operación de limpieza manual

AVDIÏVKA: Sobre la estrecha franja de asfalto, apenas visible a altas horas de la noche, el soldado ucraniano corre con las luces apagadas al volante de su gran Humvee 4×4 americano blindado.

“Taxista”, el distintivo de llamada de los militares, corre bajo una lluvia ligera en la última carretera a Avdiivka, en el este de Ucrania.

Los soldados ucranianos que lo utilizan viajan allí principalmente al amanecer, sin luces y a toda velocidad, para evitar ser atacados por la artillería o los drones de las fuerzas rusas cercanas.

De repente apareció frente a nosotros la sombra de un vehículo militar ucraniano. El “taxista” tira violentamente del volante y evita por poco una colisión.

“¡Estuvo bien! Podría haber encendido los faros, pero ahora no veo nada”, dice el conductor, un hombre de unos cincuenta años, ex taxista y voluntario del batallón de asalto skala.

Alrededor de las 6:30 de la mañana, el Humvee llegó al distrito Khimik del centro de Avdiivka con bloques de construcción destruidos.

Los únicos signos de vida: el canto de los pájaros y el ladrido de los perros. Las explosiones, ya sean lejanas o cercanas, reverberan constantemente.

La ciudad sufre ataques incesantes desde hace más de un mes Las tropas rusas están intentando rodearlo y capturarlo.

Allí viven todavía unas 1.350 personas; antes de la guerra eran 30.000.

Las tropas rusas controlan el este, una parte norte y el sur de la ciudad, muy cerca de Donetsk, la capital regional ocupada por Rusia desde 2014. Los ucranianos siguen defendiendo una zona de unos ocho kilómetros de ancho.al noroeste de la ciudad.

caras grises

En Avdiivka sólo hay un centro de ayuda humanitaria durante el día en el sótano de un edificio deshabitado donde hay un generador.

Todos los días, los residentes vienen allí para calentarse, charlar, leer, tomar café o té y cargar sus teléfonos.

Esa mañana había unos quince en la habitación, sin contar cuatro gatos y tres perros. Los rostros están grises, cansados.

Oksana vino con su marido en bicicleta. La pareja vive en la parte oriental de la ciudad, que consta de cientos de casas individuales.

Era una zona “más grande y menos afectada” por los bombardeos que el distrito de Khimik, dijo, envuelta en una chaqueta azul.

Hasta el verano, fue ejecutiva de la mayor planta de coque de Ucrania, que cubre 340 hectáreas y limita al norte con Avdiivka.

Los pocos empleados (de los 4.000 que había antes de la guerra) que hasta hace poco supervisaban las instalaciones fueron evacuados a principios de noviembre.

Los rusos se acercaron y tomaron posiciones a las puertas del complejo industrial con altas chimeneas, que todavía estaba defendido por soldados ucranianos.

Oksana no quiere ir. “Invertimos todo en nuestra casa durante 30 años”, dice. “Cumplo 50 años el 1 de enero, ¿por qué debería empezar de cero en otro lugar?”

Oleksandr Makarov, de 65 años, tampoco quiere ir. Como jubilado de una coquería, vive en un edificio de nueve plantas en el distrito de Khimik.

Vive de la ayuda humanitaria y tiene una estufa de leña para calentarse y cocinar.

La situación es “peor” que antes del 10 de octubre, “la ciudad está siendo fuertemente bombardeada (…) están matando personas”, afirmó.

¿Por qué quedarse? “Porque vengo de aquí, de Donbass. Estudié en Donetsk (…) y me enviaron a trabajar a Avdiivka”, responde.

“¿Dónde puedo encontrar un apartamento y con qué dinero?”, explica el pensionista.

prisioneros rusos

A última hora de la mañana se oyen constantemente ruidos de explosiones fuera del refugio, cerca y lejos.

Es hora de salir de la ciudad. El “taxista” duda: ¿Volver a tomar la misma ruta o desviarse por un camino caótico para evitar la parte arriesgada?

Decidió tomar el desvío y dirigirse de nuevo al cuartel general del batallón skala, lejos del frente.

La unidad retiene a cinco soldados rusos recientemente capturados.

Nikolaï, de 25 años, accedió a responder a las preguntas de la AFP bajo la supervisión de sus guardias penitenciarios.

Como trabajador de una fábrica, recibió entrenamiento militar durante “una semana” y luego “fue llevado inmediatamente de Donetsk al frente”, dijo a la AFP.

Junto con una treintena de soldados rusos más debían ocupar posiciones ucranianas.

Pero fueron “bombardeados todo el día”, afirma el preso. De una treintena de sus compañeros, “cinco o seis murieron y unos quince resultaron heridos”, dijo. Se entregó esa misma noche.

En la sala de mando de su cuartel general, “skala”, el líder del batallón que lleva su nombre, afirma que el ejército ruso está “dejando atrás a muchos hombres” en sus oleadas de ataques contra las defensas ucranianas.

“El enemigo realmente está atacando. Y en algunos aspectos tiene éxito”, afirmó el comandante de 34 años y constitución de un boxeador de peso pesado.

“No tengo recursos humanos como Rusia. “Me quedo con mis hombres”, asegura. “Cualquiera de mis ataques debe estar justificado”.

Luis Aro

"Creador. Típico adicto a la televisión. Practicante de redes sociales amigable con los hipsters. Erudito de Internet. Emprendedor malvado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *