Grecia: La nueva política de asilo intensifica la migración de inmigrantes

Desde octubre, Grecia solo acepta solicitudes de asilo realizadas en las islas del Egeo. Consecuencia: muchos inmigrantes en el continente que llegan a través de la frontera terrestre de Turquía se encuentran en las calles sin apoyo ni refugio. El país ha visto temperaturas bajo cero en las últimas semanas.

La tormenta de nieve que azotó gran parte de Grecia a principios de esta semana ha devastado el país, lo que llevó a las autoridades a instar a las personas a limitar los viajes. Atenas no había experimentado tales condiciones climáticas durante medio siglo. Las temperaturas han bajado a -14 grados en algunas áreas.

Y es precisamente en este contexto invernal extremo que muchos inmigrantes se ven excluidos de las ayudas estatales debido a las nuevas normas introducidas por el gobierno. El pasado mes de octubre, las autoridades griegas dejaron de aceptar solicitudes de asilo realizadas en el continente, por ejemplo en Tesalónica o Atenas. Los inmigrantes sólo pueden registrar sus expedientes en las islas griegas del Egeo (Lesbos, Samos, Quíos…) o en el centro de acogida de Fylakio en la región de Evros en la frontera turca, una zona que los exiliados intentan evitar por miedo a verse envueltos enviado de vuelta a Turquía. Solo puedes confiar en ti mismo para llegar allí.

Turquía y Grecia comparten una frontera terrestre. Crédito de la foto: Google Maps

Ante estas nuevas medidas, las organizaciones humanitarias intentan ayudar a los migrantes que quedan a valerse por sí mismos en el continente. Distribuyen mantas, ropa, artículos de higiene y alimentos. Pero la necesidad es tan grande que cada vez más ONG afirman estar desbordadas, como la organización alemana Sea-Eye.

Los niños juegan en la nieve en el campamento de Malakasa, a 60 km al norte de Atenas.  Crédito: EPA
Los niños juegan en la nieve en el campamento de Malakasa, a 60 km al norte de Atenas. Crédito: EPA

“Anoche, durante una distribución de alimentos, tres personas querían saber cómo solicitar asilo”, dice Corinne Linnecar del Mobile Info Team (MIT) en Tesalónica. “Tenemos la horrible tarea en este momento de decirle a la gente que no hay forma de buscar asilo y luego verlos completamente perdidos, sabiendo que tienen muchas más noches por venir en los parques, en las calles, en los edificios desiertos o los trenes dormirán. “

Para la activista, las condiciones climáticas actuales son “muy peligrosas” para las personas que no están registradas ante las autoridades y se quedan sin vivienda y sin acceso a atención médica.

Idomeni, en el norte de Grecia, en la frontera con Macedonia del Norte, donde llegaron miles de inmigrantes en 2015.  Crédito de la foto: Picture Alliance
Idomeni, en el norte de Grecia, en la frontera con Macedonia del Norte, donde llegaron miles de inmigrantes en 2015. Crédito de la foto: Picture Alliance

callejón sin salida

Antes de octubre, se aprobó una cita previa a la entrevista a través de la aplicación de videoconferencia Skype para el registro de solicitudes de asilo en Grecia continental.

A partir de ahora, explica Corinne Linnecar, los solicitantes se enfrentan a un muro: se les dice que este procedimiento de asilo ya no es válido. Hay algunas excepciones: se les considera “vulnerables” y pueden proporcionar un certificado que certifique, en particular, una enfermedad grave, un embarazo o incluso haber sobrevivido a torturas o violaciones.

>> Para (leer) leer: En 2021, una ONG contabilizó 629 casos de devolución ilegal en las islas griegas

También es posible solicitar una “Nota policial”. Corinne Linnecar solo ha conocido a un migrante que intentó este trámite acudiendo a una comisaría para registrar su solicitud de asilo. Vano. “Aparece todos los días, pero no lo dejamos entrar al edificio”, dijo.

El centro de recepción e identificación de Fylakio, en la región de Evros.  Crédito: Equipo de información móvil/Shutterstock
El centro de recepción e identificación de Fylakio, en la región de Evros. Crédito: Equipo de información móvil/Shutterstock

“Situación desesperada”

Mientras tanto, en Tesalónica, un grupo de voluntarios llamado “Wave” distribuye comida, ropa, sacos de dormir y mantas a más y más personas cada noche. “La gente suele venir con chaquetas muy finas, zapatos con suelas desgastadas por el viaje, sin mantas, nada”, testifica Corinne Linnecar. “Es una de las pocas herramientas a las que tienen acceso los migrantes. Es una situación realmente desesperada”.

Esta imposibilidad de solicitar asilo en la Grecia continental corre el riesgo de crear cada vez más tensión. El año pasado, la ONG MIT dijo por primera vez que llegaron más inmigrantes a Grecia por tierra que por mar.

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.