Enigma político y económico para el nuevo presidente de Chile, Gabriel Boric



El lunes, la Bolsa de Comercio de Santiago sancionó la victoria de la izquierda sobre la extrema derecha al abrir en fuerte caída. El índice principal cayó un 6,83% en la apertura antes de recuperarse por debajo del 4% poco después. El dólar ha cruzado su nivel más alto frente al peso desde el 18 de marzo de 2020. Una caída “esperada”, según el director de la Escuela de Comercio de la Universidad Mayor de Santiago, Francisco Castaneda. A finales de noviembre, los mercados acogieron el liderazgo del ultraliberal José Antonio Kast en la primera vuelta con un plus del +9,25%.

Los analistas dicen que una de las primeras tareas del presidente electo de izquierda, a quien sus críticos llaman “comunista”, será tranquilizar a los mercados financieros sobre la estabilidad financiera de uno de los países más ricos de América Latina. Porque ganó Gabriel Boric con su proyecto de estado de bienestar, un gran cambio en el país que es considerado el laboratorio del liberalismo en América Latina pero se ha convertido en el más desigual de la OCDE.

Grandes reformas frente a la deuda

Prometió una importante reforma fiscal para incluir a los más ricos en su programa de mayor acceso a la salud, la educación y la creación de un nuevo sistema de pensiones, ahora totalmente privado. En su primer discurso el domingo por la noche, prometió “más derechos sociales con responsabilidad fiscal simultánea”.

Pero su deseo de cambios radicales en el modelo económico neoliberal de Chile se encontrará con un parlamento dividido.

“En un gobierno que promete una transformación como la suya, el mayor desafío es cumplir con las expectativas” o “que promete ser difícil con un parlamento equilibrado, una economía en deterioro y sin deuda nacional previa”, dijo Claudia Heiss, politóloga de la Universidad de Chile, en AFP. “Le será difícil cumplir la agenda social (…) porque el Parlamento no la seguirá. Y será muy difícil de explicar a los ciudadanos”, vaticina.

Imposible gobernar sin acuerdos

“No podrá llevar a cabo todo su programa a menos que se alcancen acuerdos amplios”, advierte María Jaraquemada, del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA). Si la Cámara Alta está perfectamente equilibrada (25 senadores por la derecha y por la izquierda), “habrá que ver en la Cámara de Diputados cómo se comportan las nuevas fuerzas” de las urnas a fines de noviembre durante la elección de legisladores. , agrega-ella para la AFP.

“Gobernar va a ser muy, muy difícil”, agrega Michael Shifter, del grupo de expertos Diálogo Interamericano, quien también cree que el nuevo presidente “necesita negociar y cerrar tratos y alianzas”. Incluso podría abrir un frente en su propio campo. “Hay mucha gente en su coalición que está esperando cambios rápidos y radicales” y “podrían sentirse frustrados”. Así que Gabriel Boric “no solo sentirá desconfianza de la derecha, sino también decepción en su propia base”.

Desaceleración del crecimiento chileno

Además, “el Gobierno atraviesa dificultades por la situación económica, que augura una fuerte ralentización en los próximos años”, añade María Jaraquemada. Si bien la economía chilena se recuperó en 2021 con un crecimiento del 11,5%, las previsiones para 2022 son menos alentadoras (1,5-2,5%). Gran parte del crecimiento ha sido impulsado por subvenciones del gobierno ($ 3 mil millones) para estimular una economía afectada por una pandemia y retiros individuales en fondos de pensiones privados ($ 50 mil millones).

En medio de la inflación, se espera que el banco central aumente aún más las tasas de interés en 2022, del 1,5 % al 4 % en dos pasos desde octubre al 6 %, más del doble del rango objetivo. El nuevo presidente “tendrá que enfrentar un escenario macroeconómico complejo en el que tendrá que integrar el retiro de las medidas de estímulo fiscal”, dijo a la AFP Juan Ortiz, de la Facultad de Economía de la Universidad Diego Portales.

Además, Gabriel Boric se ha comprometido a contener el déficit público, que alcanzó un tercio del PIB en junio. “Y sin disciplina fiscal, la economía chilena enfrentará tiempos más difíciles de lo esperado en 2022”, advierte el analista Francisco Castaneda.

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.