En Chile, una nueva constitución definitivamente debería cambiar el rumbo de Pinochet – Liberation

Luego de un año de trabajo, la Asamblea Constituyente nacida del movimiento social de 2019 entregó al presidente Gabriel Boric un ambicioso proyecto que contrastaba con la constitución neoliberal heredada del dictador Augusto Pinochet.

Una nueva cara para Chile. Eso es lo que proponen los 154 miembros de la Asamblea Constituyente, que este lunes presentaron su trabajo al presidente Gabriel Boric, exactamente un año después de la creación de este órgano, cuya creación fue aprobada por abrumadora mayoría en referéndum a fines de 2019. a raíz del poderoso movimiento social de 2019. Su proyecto dibuja un sistema político más democrático, más ecológico y más preocupado por los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas. Debe ser confirmado por el pueblo chileno, que está llamado a volver a las urnas el 4 de septiembre para un nuevo referéndum.

Una victoria porsi de hecho“, en dos meses representaría un gran punto de inflexión en la historia de este país de la costa oeste de América Latina que, con sus sistemas de pensiones y educación, fue considerado durante mucho tiempo el laboratorio de la política neoliberal en el subcontinente. Privatizado. Y con una buena razón: la constitución actual, que data de 1980, es heredera del dictador Augusto Pinochet, cantor de la desregulación económica y acusado de paso de múltiples violaciones de derechos humanos, incluida la tortura, antes de su muerte. Votó a fines del año pasado en un nuevo episodio de “el estallido“, la ola de manifestaciones que sacudió a Chile en 2019, no se equivocó el nuevo jefe de Estado de izquierda Gabriel Boric. “Deberíamos estar orgullosos de esto en tiempos de crisis más profunda. […] que nuestro país es conocido desde hace décadas, los chilenos hemos apostado por más democracia y no por menos‘, saludó el exdirigente estudiantil durante un acto oficial en Santiago.

Contrariamente a la Ley Fundamental que actualmente rige en el país, el proyecto de una nueva constitución garantiza el derecho a la salud física y mental, la educación y la seguridad social. Desde su primer artículo, el texto define a Chile como “un estado social y democrático“, pero también “plurinacional, intercultural, regional y ecológicaLos miembros de la convención piden el reconocimiento de al menos once pueblos indígenas dotados de derechos especiales. Una verdadera línea roja para los grupos más conservadores que se oponen a estas disposiciones.

Chile es una economía minera enfocada en la exportación de materias primas. Gran parte de la derecha teme que las propuestas de la Asamblea Constituyente pongan en peligro ciertos proyectos mineros importantes. Pero eso es sobre todo fantasía.“Juez Antoine Maillet, politólogo de la Universidad de Chile radicado en Santiago. Por ejemplo, aunque lo consideraron por un tiempo, los miembros de la convención no se apegaron a la idea de prohibir la minería, que estaba prohibida en El Salvador y Honduras desde hace varios meses. Por otra parte, concedenderechos a la naturalezay define el agua como “interés público inapropiado”.

La Asamblea Constituyente también quiere ser pionera en materia de igualdad de género y “el estallido», en el que los movimientos feministas jugaron un papel protagónico. Eso es lo que propone la institucióntodos los órganos colegiados del estado», así como los órganos de gobierno de la administración o los consejos de administración de los servicios públicos son comunes. Con 77 hombres y 77 mujeres en sus filas, ella misma respeta plenamente este principio. Los miembros de la convención también quieren constitucionalizar el derecho al aborto, lo que sería una primicia mundial. Y un poderoso símbolo en un momento en que la Corte Suprema de los Estados Unidos está haciendo añicos todas las garantías federales con respecto al aborto.

Su tarea ya estaba cumplida, la Asamblea Constituyente fue disuelta. La conclusión de doce meses de amargos e intensos debates dentro de una instancia compuesta en su mayoría por independientes, en la que se reservaron diecisiete escaños para representantes de pueblos indígenas como la mapuche Elisa Loncón, primera presidenta de la asamblea. Cuando la derecha no contaba con la esperada minoría de bloqueo de un tercio, las discusiones a veces se veían empañadas por la difusión masiva de noticias falsas.

Una verdadera campaña de desprestigio está en marcha en la derecha y en las redes sociales.lamenta Antoine Maillet. Por ejemplo, un senador de derecha, un miembro de la familia del ex candidato presidencial de extrema derecha José Antonio Kast, reitera que la Asamblea Constituyente quiere autorizar abortos hasta los nueve meses. es absolutamente incorrecto“. Sin embargo, el trabajo de los 155 integrantes de la Convención llegó a su fin, y así lo ve Pierre Lebret, exasesor de la expresidenta socialista de Chile, Michelle Bachelet”un proceso hiperdemocrático y muy innovador“.”es un ejemplo para todo el mundo», saluda el investigador franco-chileno.

Ahora se abre una nueva batalla, que se librará en los colegios electorales. La derecha se opone ferozmente al proyecto de nueva constitución, que el gobierno apoya discretamente por temor a confundir su destino con el del texto. Porque las encuestas son malas, lo que inicialmente significa una victoria, ciertamente estrecha, para el “rechazo“, el no al referéndum. Pero muchos chilenos dicen que están indecisos. “Los invito a entablar un intenso debate sobre las implicaciones del texto, pero no las mentiras, distorsiones o interpretaciones catastróficas desconectadas de la realidad.‘ advirtió el presidente Gabriel Boric. Y para agregar:Una vez más, el pueblo tendrá la última palabra sobre su destino.“.

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.