Brasil: Telegram bloqueado, bofetada para Bolsonaro

Kiev, Ucrania: Rusia intensificó el sábado su ofensiva rusa en Ucrania y anunció el primer uso de un misil hipersónico, ya que el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo que era hora de que Moscú aceptara “discutir seriamente la paz”.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que usó misiles hipersónicos Kinjal para destruir una instalación subterránea de almacenamiento de armas en el oeste de Ucrania el día anterior, una novedad según la agencia estatal Ria Novosti.

Este tipo de misil, que es altamente maniobrable, desafía todos los sistemas antiaéreos, según Moscú.

Rusia nunca había informado previamente del uso de este misil balístico en los dos conflictos en los que es beligerante, Ucrania y Siria. Se ha utilizado en ejercicios muchas veces desde la primera prueba exitosa en 2018.

Por su parte, el presidente Zelenskyy consideró que “las negociaciones sobre la paz y la seguridad de Ucrania son la única oportunidad que tiene Rusia de minimizar el daño causado por sus propios errores”.

“Es hora de unirnos. Es hora de discutir. Es hora de restaurar la integridad territorial y la justicia en Ucrania”, exigió el jefe de Estado en un video publicado en Facebook, filmado en una calle desierta por la noche.

“De lo contrario, advirtió, las pérdidas para Rusia serán tan grandes que tardará varias generaciones en recuperarse”.

Desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, se han llevado a cabo varias rondas de negociaciones entre Kiev y Moscú en persona y por videoconferencia. La cuarta se abrió el lunes a nivel de delegaciones negociando a distancia.

El viernes por la noche, el jefe de la delegación rusa habló de una “reconciliación” de posiciones sobre la cuestión del estatus neutral de Ucrania -al igual que Suecia y Austria- y de avances en la desmilitarización del país. Sin embargo, señaló “matices” en las “garantías de seguridad” exigidas por Ucrania.

Pero un miembro de la delegación ucraniana, el asesor de la presidencia Mikhailo Podoliak, señaló que las “declaraciones de la parte rusa son solo sus solicitudes de salida”.

“Nuestra posición no ha cambiado: alto el fuego, retirada de las tropas (rusas) y fuertes garantías de seguridad con fórmulas concretas”, tuiteó.

“Es el infierno”

Sobre el terreno, el Ministerio de Defensa ruso dijo que había destruido centros de radio e inteligencia fuera de Odessa en Velykodolynske y Velykyi Dalnyk.

Por su parte, Ucrania reconoció el sábado que había perdido “temporalmente” el acceso al mar de Azov, a pesar de que Rusia controlaba de facto toda la costa y el cerco de la estratégica ciudad portuaria de Mariupol desde principios de marzo.

El ejército ruso dijo el viernes que logró ingresar al centro de la ciudad y luchar allí junto a las tropas de la “República” separatista de Donetsk.

Según un asesor del Ministerio del Interior de Ucrania, Vadym Denysenko, citado por la agencia Interfax-Ucrania, la situación en Mariupol es “catastrófica”. “Luchando por Azovstal”, una gran acería en las afueras de la ciudad. “Una de las acerías más grandes de Europa se está arruinando efectivamente”, dijo.

Las autoridades ucranianas han acusado a la fuerza aérea rusa de bombardear “a sabiendas” el miércoles el Teatro Mariupol, lo que Rusia niega.

Según el ayuntamiento de esta ciudad portuaria del mar de Azov, “más de mil” personas se han refugiado en un refugio antiaéreo bajo este edificio, principalmente “mujeres, niños y ancianos”.

Zelensky dijo el sábado que más de 130 sobrevivientes habían sido rescatados de los escombros.

“Desafortunadamente, algunos sufren heridas graves. Pero en este momento no tenemos información sobre el número de posibles muertos, indicó, y precisó que “continúan los operativos de ayuda”.

Huyendo del “infierno” de Mariupol, las familias contaron días de cadáveres, hambre, sed y el frío penetrante de las noches bajo cero en los sótanos.

“Ya no es Mariupol, es un infierno”, dijo Tamara Kavunenko, de 58 años. Los rusos “lanzaron tantos cohetes”, agrega, “las calles están llenas de muchos cadáveres de civiles”.

Según Volodymyr Zelensky, gracias a los corredores humanitarios establecidos en el país, más de 180.000 ucranianos escaparon de los combates, incluidas más de 9.000 personas de Mariupol.

“Pero los ocupantes continúan bloqueando la ayuda humanitaria, especialmente en áreas sensibles. Es una táctica bien conocida. (…) Es un crimen de guerra”, lanzó Zelensky. Rusia “lo defenderá. 100%”, enfatizó.

Según la Fiscalía General de Ucrania, una periodista ucraniana del canal de televisión Hromadske fue secuestrada por las fuerzas rusas en Berdyansk, un balneario en el Mar de Azov, y “se desconoce su paradero”.

Desde el 24 de febrero, más de 3,2 millones de ucranianos han emprendido el camino del exilio, casi dos tercios de ellos a Polonia, a veces solo una etapa antes de continuar su éxodo.

Al menos 816 civiles han muerto y más de 1.333 han resultado heridos en Ucrania, según un informe del 18 de marzo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Ucrania. Señaló que esta evaluación probablemente está muy por debajo de la realidad.

emergencia humanitaria

Las necesidades humanitarias se están volviendo “cada vez más urgentes”, con más de 200.000 personas sin agua en la región de Donetsk y una “grave escasez” de alimentos, agua y medicinas, dijo Matthew Saltmarsh, portero Matthew Saltmarsh, en un discurso ante el Alto Comisionado para los Refugiados en Viernes.

El alcalde de Mykolaiv (sur) publicó en Facebook que varios pueblos de los alrededores ahora han sido ocupados por los rusos y su ciudad ha sido fuertemente bombardeada. “El día fue difícil”, dijo Oleksandr Senkevich.

Según los medios ucranianos, el ejército ruso realizó un ataque a gran escala que mató al menos a cuarenta soldados en su cuartel general.

Los bombardeos continuaron el viernes en Kyiv y Kharkiv (noroeste), la segunda ciudad más grande del país, que ha causado la muerte de al menos 500 personas desde que comenzó la guerra.

La capital ha sido vaciada de al menos la mitad de sus 3,5 millones de habitantes. Según el ayuntamiento, allí murieron 222 personas, incluidos 60 civiles.

En este momento, no se ha otorgado una calificación general. Zelensky mencionó la muerte de “alrededor de 1300” soldados ucranianos el 12 de marzo, mientras que el 2 de marzo Moscú reportó solo casi 500 muertos entre sus filas.

Augusto Bojorquez

"Amante de la cultura pop sutilmente encantador. Evangelista de Internet. Solucionador de problemas de por vida. Entusiasta de la cerveza".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.