Atletas que se han negado a enfrentarse a un oponente por motivos políticos o religiosos

Judokas iraníes boicotean a israelíes

Irán no ha reconocido el Estado de Israel desde 1979 y la Revolución Islámica. Por lo tanto, varios de sus judokas se han negado a luchar contra sus homólogos israelíes. El campeón mundial -66kg, Arash Miresmaeili, cedió el oro olímpico en Atenas 2004 cuando debería haber cruzado a Ehud Vacks.

Miresmaeili fue descalificado antes del inicio de los juegos por tener cinco kilogramos de sobrepeso. En un cable de una agencia iraní, sin embargo, indicó que apoyaba la causa palestina. El Comité Olímpico iraní aclaró entonces que no fue una decisión del propio atleta. Sus kilos de más finalmente fueron reconocidos y le permitieron evitar una sanción.

En el Campeonato Mundial de Judo de 2001, Mahed Malekmohammdi y Masoud Haji Akhoundzade también renunciaron en lugar de caer ante un oponente israelí.

Saeid Mollaei huyó de Irán y denunció la presión a la que están sometidos los deportistas. (N. Luttiau/El equipo)

miedo a las represalias

Algunos atletas iraníes o nacidos en Irán abandonaron la competencia, pero luego admitieron haber cedido ante la presión del gobierno y temer posibles represalias contra ellos o sus seres queridos. El ejemplo más reciente es el del judoka Saeid Mollaei.

Después del Campeonato Mundial de 2019, celebrado en Tokio, admitió haber perdido sus combates en las semifinales y luego por la medalla de bronce a propósito. El primero en no enfrentarse al israelí Sagi Muki en la final, el segundo en no acabar en el podio con él.

Mollaei luego huyó a Berlín, donde reveló los hechos. Desde entonces ha luchado bajo los colores de Mongolia y no ha regresado a Irán.

En el fútbol, ​​Ashkan Dejagah, un iraní nacido en Teherán y miembro del equipo Espoirs de Alemania, el país donde creció, se negó a ir a Israel a jugar un partido en 2007. Dijo que temía tener problemas si regresaba a Irán, así como por sus familiares. La federación alemana entendió los motivos de Dejagah y no lo sancionó.

También en natación, lucha libre y tenis.

El nadador iraní Mohammad Alirezaei se sintió mal en los Juegos de Beijing y abandonó los 100 metros braza. El israelí Tom Be’eri apareció en su serie… Tras un breve tratamiento en el hospital, no fue sancionado. Pero la duda permaneció, especialmente desde que Alirezaei luego perdió las Copas del Mundo de 2009 y 2011, cada vez que se enfrentó a un oponente israelí.

En 2019, Domenic Abounader, nacido en Estados Unidos pero compitiendo por su país de origen, el Líbano, había seguido las recomendaciones de su federación en el Campeonato Mundial de Lucha y se negó a enfrentarse a un oponente israelí. Líbano ha prohibido a sus ciudadanos cualquier contacto con israelíes desde que se aprobó una ley en 1955.

En tenis, el tunecino Malek Jaziri recibió una carta de su asociación en 2013 diciéndole que no debería enfrentarse al israelí Amir Weintraub en el torneo Challenger de Tashkent. Cosa que hizo de mala gana. Weintraub y Jaziri jugaban en el mismo club, Sarcelles, y eran buenos amigos. El primero incluso había invitado al segundo a su boda.

El equipo de fútbol israelí (aquí en 2014) ahora está afiliado a la UEFA.  (T. Taormina/USA Today Sport/Prensa deportiva)

El equipo de fútbol israelí (aquí en 2014) ahora está afiliado a la UEFA. (T. Taormina/USA Today Sport/Prensa deportiva)

Cuando Israel se unió a la UEFA

Debido a la negativa de los países árabes a enfrentarlo, Israel abandonó la Confederación Asiática de Fútbol en 1974 y jugó con Oceanía en las eliminatorias mundialistas de 1978, 1986 y 1990. En 1982 y desde 1994 la selección de Israel los juega bajo los auspicios de la UEFA.

En 1997, Irán organizó un campeonato mundial de esgrima, pero se negó a permitir la participación de atletas israelíes. Por lo tanto, las solicitudes de visado fueron rechazadas.

Apartheid, Guerra Fría…

En 1974, la final de la Copa Davis debería haber enfrentado a India contra Sudáfrica. Pero para protestar por las políticas de apartheid que existían entre estos últimos, los indios se dieron por vencidos, dejando que su oponente ganara la Ensaladera de Plata.

Luego del golpe que derrocó a Salvador Allende y puso al General Pinochet en el poder, la selección de la URSS en los play-offs clasificatorios para la Copa Mundial de la FIFA 1974 no viajó a Chile, rápidamente anotó un gol y el partido no avanzó, ya que Chile se clasificó para la Copa Mundial.

Los Juegos Olímpicos estuvieron marcados por numerosos boicots. Los más famosos tuvieron lugar en 1976 (países africanos), 1980 (bloque occidental) y 1984 (bloque oriental). Pero algunas naciones se negaron a participar y se dirigieron a un país específico. Tal fue el caso de China, que se retiró de los Juegos de Melbourne de 1956 debido a la presencia de Taiwán. En 1988, Corea del Norte se negó a participar en Seúl después de que se le negara la organización conjunta de los Juegos Olímpicos con su vecino del sur. Por solidaridad tampoco vinieron Cuba, Etiopía y Albania.

sin apretón de manos

Sucedió que compitieron atletas de dos países con relaciones tensas, pero luego no se dieron la mano. Eso es lo que hizo el judoka egipcio Islam El Shehaby en los juegos de Río de Janeiro de 2016 después de perder ante el israelí Or Sasson.

En atletismo, Jürgen Schult (RDA) ignoró la mano extendida de Wolfgang Schmidt (FRG) en el podio de una competencia de lanzamiento de disco en 1988. Este último, un ex atleta de la RDA, luego se mudó a Occidente.

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.