Una salida a la crisis política emerge en la República Checa

Publicado el 22 de octubre de 2021 a las 15:40Actualizado el 22/10/2021 a las 16:13

Un Presidente de la República que fue hospitalizado de emergencia inmediatamente después del anuncio del fracaso de su candidato favorito en las elecciones generales. Un séquito que ha guardado el mayor secreto sobre su salud desde entonces. Una clase política sobreexcitada cuando el único jefe de Estado tiene el poder de nombrar al líder político responsable de formar un gobierno. Desde el día siguiente a las elecciones del 9 de octubre, la República Checa se encuentra sumida en una crisis política digna de la Guerra Fría, un momento bastante surrealista en un país de la Unión Europea.

Los políticos han estado trabajando entre bastidores para romper el punto muerto. Los presidentes de las dos cámaras del parlamento han decidido destituir al presidente Miloš Zeman del poder, al menos temporalmente. El martes, la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado inició un caso de incapacidad para el jefe de Estado.

“El estado de salud actual del presidente no le permite desempeñar sus funciones y el pronóstico es que es muy poco probable que pueda retomar sus funciones en las próximas semanas”, dijo el presidente de esta comisión, Zdeněk Hraba. , durante una conferencia de prensa televisada basada en un informe del hospital encargado por el propio presidente del Senado, Milos Vystrčil. La Cámara Alta, dominada por opositores al primer ministro saliente, Andrej Babiš, podría votar el texto el 5 de noviembre si los médicos de Miloš Zeman confirman la gravedad de su estado para entonces.

Dudas sobre la autenticidad del documento

La Cámara de los Comunes, que también es responsable de votar el texto, se reunirá el 8 de noviembre. La citación fue firmada por el propio presidente Zeman, según sus familiares, pero de inmediato surgieron dudas sobre la autenticidad del documento. Incluso sin la firma del presidente Zeman, la reunión habría tenido lugar en esa fecha, según personas familiarizadas con la constitución checa. La Asamblea podrá entonces proceder a la designación de su nuevo Presidente, quien provendrá de las filas de la derecha, dado el nuevo equilibrio político resultante de las elecciones del 8 y 9 de octubre.

Este resultado debería facilitar que la coalición que ganó las elecciones tome el poder. A la cabeza está Petr Fiala, que ha agrupado dos partidos de centro en torno a su partido liberal-conservador, el ODS. La noche de los resultados, anunció que quería formar un gobierno mayoritario con la otra alianza opositora de centro-izquierda “Piratas y Alcaldes”. Por lo tanto, debe ser elegido por el próximo presidente de la Cámara Baja del Parlamento.

Escenario oscuro

Se aleja así del negro escenario temido por las fuerzas democráticas del país, en el que el primer ministro saliente, Andrej Babiš, habría sido designado por su aliado incondicional, el euroescéptico y prorruso presidente Zeman, para intentar formar una mayoría como ya lo había hecho en 2017 y 2018, una opción que habría abierto un largo período de inestabilidad ya que ningún partido político quería gobernar con él.

El líder populista, que ha sido criticado por su gestión de la crisis sanitaria, también ha decidido no cantar victoria en las elecciones parlamentarias: “Andrej Babiš ha multiplicado las señales en los últimos días que indican que reconoce su derrota y no se aferrará al poder’, explica Lukáš Macek, investigador asociado del Instituto Jacques Delors.

Incluso estaría pensando en su próximo golpe político: “Entendió que su alianza con un Miloš Zeman caído y las víctimas de su séquito ahora podrían dañarlo. Es de suponer que ya se está preparando para las elecciones presidenciales, que podrían tener lugar el próximo año. Y para eso debe adquirir la estatura de un estadista. »

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.