Referéndum sobre una nueva constitución en Chile: victoria del “No”

El 4 de septiembre, los chilenos rechazaron el proyecto de reforma constitucional por una mayoría del 62%. La campaña del referéndum que habrá resultado en la victoria del “No” estuvo marcada por la desinformación y las “noticias falsas”.

Este proyecto de nueva constitución surgió del movimiento de revuelta popular y social del otoño de 2019, seguido del referéndum de octubre de 2020 en el que una gran mayoría de votantes votó a favor de una nueva constitución. El proyecto de una nueva constitución pretendía reemplazar la promulgada en 1980 bajo la presidencia de Augusto Pinochet y permitir hacer frente a los años oscuros de la dictadura.

La constitución de 1980 fue redactada bajo la influencia de los “Chicago Boys”, un grupo de economistas chilenos formados en la Universidad de Chicago por el economista Milton Friedman, ferviente defensor del liberalismo. Esta constitución, por tanto, defendía un estado muy liberal y, debido a la dictadura, dejaba poco espacio para cualquier forma de oposición.

El proyecto de nueva constitución fue en cierto modo una reacción al “modelo chileno” que convirtió a Chile en una especie de laboratorio de la política neoliberal en América Latina, que en ocasiones tuvo cierto éxito económico, pero sobre todo provocó una inmensa ruptura social. Un viento de protesta había dado lugar a manifestaciones a gran escala contra las desigualdades sociales y el modelo neoliberal en 2019, alimentando la reflexión sobre una nueva constitución.

Por ejemplo, el borrador de la nueva constitución chilena buscaba garantizar una serie de derechos sociales, particularmente en relación con la salud, la educación, las pensiones y la vivienda. También se interesó por la paridad, el derecho al aborto y el reconocimiento de los pueblos indígenas.

El texto trataba de la protección del medio ambiente y de grupos más marginados como las mujeres, la comunidad homosexual y los discapacitados. También hubo un deseo de descentralización mediante la delegación de más poderes a las regiones.

El texto del proyecto de constitución de Chile declaraba al país como un “estado constitucional social y democrático”, “plurinacional, intercultural y ecológico” e incluso una “república solidaria” en una democracia “inclusiva e igualitaria”. Estaba claramente asociado con el progresismo, lo que explica en parte el escaso entusiasmo de la derecha, y en particular de la extrema derecha.

Además, como en varias elecciones de la última década, la campaña del referéndum no se ha librado de las “noticias falsas” y la desinformación. Varias publicaciones, especialmente en las redes sociales, presentaron el texto del proyecto de constitución como incendiario de izquierda.

Las peores mentiras se han difundido en las redes sociales gracias a los relevos de ultraderecha. En particular, apostamos por un nacionalismo identitario, declarando que los símbolos patrios, en especial la bandera, el himno nacional y hasta el nombre del país, serían cambiados por las demandas de las minorías.

Al igual que en el Reino Unido con el Brexit en 2016, también existe una diferencia entre el entorno urbano, en particular la ciudad capital de Santiago, que es más progresista y se inclina por el sí, y los entornos rurales más conservadores, que han votado más en contra. También es lógico pensar que parte del “No” no fue tanto un rechazo al nuevo proyecto de constitución, sino más bien una expresión de descontento con el actual gobierno, particularmente por la crisis migratoria, la inflación y la inseguridad.

Dado que el borrador de una nueva constitución se ha asociado con el progresismo, la derrota en el referéndum a veces se percibe como un fracaso por parte de la izquierda. La izquierda, sin embargo, estaba en ascenso, no solo en Chile, con el exdirigente estudiantil Gabriel Boric a la cabeza de una coalición de izquierda, sino en toda América Latina.

En agosto pasado, sin contar a Gustavo Petro, se convirtió en el primer presidente de izquierda electo en Colombia, Bolivia, Perú y Honduras, todos los cuales recientemente eligieron gobiernos de izquierda. La derrota del referéndum chileno es quizás una señal del agotamiento de una nueva izquierda que ha tomado el poder en el continente sudamericano y un mal augurio para los seguidores de Luiz Inácio Lula da Silva, que enfrentarán la “carta de triunfo de los trópicos”. Jair Bolsonaro durante las elecciones presidenciales de Brasil que tendrán lugar el próximo octubre.

Esperanza Pardo

"Experto en café. Orgulloso fanático de los viajes. Pionero de las redes sociales. Ninja de la cultura pop. Fanático de los zombis. Experto en cerveza profesional".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.