Ramón e Iñaki Ayarza, los hermanos chilenos, ven la vida en Soyaux-Angoulême de morado

Llegado tras el descanso, su hermano Ramón lo había visto todo antes que nadie: “No había tocado demasiados globos pero le dije a Matt Va’aï: ‘Espera, Iñaki lo va a romper todo…” ¡Fue chulo! En su alojamiento en Angoulême, los hermanos aseguran que, como cualquier otro encuentro, serán los encargados de ascender a Pro D2 (el domingo 29. O casi). “No estoy demasiado preocupada”, explica la columna de la izquierda, que ya esta La temporada ayudó mucho en los talones. Claro que está el problema del ascenso, pero la presión, creo que es más el Valencia el que la tiene. Creo que Iñaki la podría tener un poco también porque hizo un gran partido (risas).»

Descanso… ¿casi demasiado?

Su hermano pequeño (22 años, 28 para Ramón) que no muestra nada en su primera temporada con los profesionales, se toma este duelo decisivo “como un partido normal, aunque el día anterior será un poco diferente”. Ya jugué como Iñaki en los últimos compases, pero los dos estamos muy tranquilos”, desliza Ramón. ¡Y a veces hasta un poco de más! Cuestión de carácter para los dos hermanos santiagueros.

“No teníamos muchas opciones cuando estábamos estudiando. Mi mamá me dijo: OK, te vas de Chile, ¡pero debes tener un diploma! »

El rugby está muy ligado a la historia de la familia Ayarza, en un país que vibra al ritmo de la pelota redonda y su roja. El padre, Ramón Sr., vistió la camiseta nacional del XV. Como Iñaki y Ramón, que tienen diez opciones, pero también Vicente, el 2º de los hermanos, que se pasó a estudiar psicología tras dos lesiones graves. El trío incluso tuvo la oportunidad de jugar contra España junto a ‘Los Cóndores’. “No podíamos jugar en el campo al mismo tiempo, pero nuestros padres estaban allí”, recuerda Iñaki. ¡Mi papá no podía dejar de sonreír! Orgullosos padres y hinchas de “todos los clubes” por los que han pasado.

cabezas bien hechas

A pesar de los 11.300 km que separan la capital chilena de Angulema, Ramón y Andrea siguen estando muy cerca de sus hijos. “Siempre hemos estado en la familia”, explica la mayor, que voló al centro de formación de Carcasona con su bendición en 2014. Con una condición: “Los estudios, no teníamos muchas opciones. Mi mamá me dijo: “Está bien, te vas de Chile, ¡pero debes tener un diploma! Se matriculó por correo en la famosa London School of Economics de Londres y obtuvo una licenciatura en Administración y Negocios. Inaki tampoco se le escapó.

El joven tres cuartos divide su tiempo entre su carrera como jugador de rugby y sus estudios en Charente Business School. “Es un poco complicado en el rugby, hago todo en casa. Hablamos mucho de rugby, así que la escuela me permite pensar en otras cosas, conocer a otras personas, asegura Iñaki en un francés perfecto. ¿Hablar el idioma con éxito? En algún momento no lo creí más. Cuando era más joven tenía 3/20 en francés. Mi madre me dijo: “¿Cómo es esto posible? » Le respondí: «Mamá, vivo en Chile, ¡¿de qué sirve aprenderlo?! »

gol mundialista

Unos años más tarde está aquí en Francia con su hermano mayor. Por iniciativa de Ramón, Iñaki se unió a él en Bayona en 2018 para unirse a los Espoirs. Rinde pero no se mantiene al final de sus tres años sin hacer un solo informe de partido con los profesionales. Vincent Etcheto, que conocía a los dos hermanos remando, aprovechó la oportunidad. Pero el técnico de Angoumoisin tampoco se ha olvidado de Ramon, que se estaba planteando dejar el rugby por Iñaki tras sufrir una grave lesión en el hombro en marzo de 2021). Al final del contrato en junio, no sabe qué le depara el futuro, pero confía en que podrá disfrutar en la localidad de Angoumois. Iñaki, dice que estará allí y que irá hasta el final de su contrato de dos años.

“La Copa del Mundo es ahora más una meta que un sueño. Todavía quedan dos partidos, tenemos que conseguir esta clasificación.

Ángelita Mandes

"Futuro ídolo adolescente. Evangelista zombi. Amable adicto a la cultura pop. Exasperantemente humilde nerd televisivo. Pensador".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.