“¿Política exterior de izquierda, política exterior de derecha?”

Izquierda y derecha no son fáciles de definir. Conservadores y laboristas, republicanos y demócratas… hay campos políticos con su historia, su sociología y sus votantes que establecen diferentes prioridades: solidaridad u orden, libertad moral o libertad empresarial… Reverenciamos referencias históricas de diferentes maneras: Clemenceau o Jaurès, de Gaulle o Mitterrand, Reagan o Roosevelt, Thatcher o Blair, Adenauer o Ebert… ¿Está la política exterior escapando de estas divisiones en nombre de un aparente consenso sobre los intereses nacionales? No todos los líderes tienen el mismo enfoque de la acción exterior. Entonces, ¿de dónde vienen las diferencias? ¿La personalidad del líder o las decisiones políticas? ¿El peso de los consultores o el de las ideas?

Cuando Eric Zemmour, Jean-Luc Mélenchon y Marine Le Pen se unen al coro de alejarse de la OTAN y acercarse a Rusia, medimos que el problema no puede reducirse a una dimensión de izquierda a derecha. Cuando las familias políticas se desgarran por la construcción europea (como el RPR antes de Maastricht), por el atlantismo o por “la miseria del mundo” (para citar a Michel Rocard), también reconocemos que un mismo campo puede tener políticas exteriores diferentes. No hay duda de que las familias políticas tienen valores específicos que inspiran en su relación con el mundo. Igualmente innegable, hemos visto cambios políticos que pueden describirse como de derecha a izquierda, lo que provocó giros diplomáticos de 180 grados. Pero nuevas líneas divisorias ahora están dando forma a las opciones para la acción de política exterior.

cuerpo de valores

La sociología política nos ha enseñado que existen “escalas izquierda-derecha” que permitirían ubicar las actitudes y el apego a determinados valores de los individuos, y así medir su posicionamiento político. El significado de familia, identidad (nacional o religiosa) o autoridad sería -así se dice- más de derecha, mientras que liberalismo moral, solidaridad, igualdad de derechos entre hombres y mujeres sería más de izquierda. Asimismo, ciertos episodios históricos han ocupado un lugar destacado en el compromiso político y luego en la memoria colectiva de conservadores o progresistas. La guerra en España, el derrocamiento de Allende en Chile, el apartheid en Sudáfrica simbolizan el peligro fascista de la izquierda, la extrema derecha… o la CIA. El Gulag, las cárceles de Castro, los Jemeres Rojos ilustran la complicidad de los intelectuales de izquierda con otras dictaduras de derecha.

También hay que tener cuidado con los clichés: “Argelia está a la izquierda, Marruecos está a la derecha”, se escucha a veces en Francia, que es un poco estrecha.

De tales ejemplos entendemos que la escala derecha-izquierda puede ir más allá de la cuestión electoral para llegar a las orillas de la política exterior y determinar actitudes particulares hacia regímenes o temas (el Sur, su colonización, sus desigualdades… Palestina, América Latina). .. ). Estas divisiones, por supuesto, están lejos de ser inmutables: el Israel del kibbutz no es el de Ariel Sharon o Benjamin Netanyahu; la Rusia de los zares no es la de Lenin o la de Putin. También hay que tener cuidado con los clichés: “Argelia está a la izquierda, Marruecos está a la derecha”, se escucha a veces en Francia, que es un poco estrecha.

Cambios cruciales

Sin embargo, hay constantes. En las democracias bipartidistas (EE.UU., Canadá, Australia, etc.) se suele encontrar el sello diplomático de determinados partidos. Hay una preferencia por el multilateralismo entre laboristas, demócratas, liberales (en Canadá) en el centro-izquierda, pero el soberanismo es más elogiado entre conservadores o republicanos (o liberales, pero esta vez de derecha, en Australia). Estos últimos abogan por una vuelta a los aliados occidentales u occidentalizados (EE.UU., Israel, Japón, etc.) y se muestran escépticos ante el compromiso de los países del Sur, el diálogo con Moscú o Pekín: “Para ser sincero, primero quería posicionarme yo mismo claramente […] Francia en su familia occidental”, anunció Nicolas Sarkozy en 2008. La debilidad por los caminos revolucionarios se siente más en el lado izquierdo, donde la aventura de Castro y sus avatares (como Chávez en Venezuela) todavía se ven a través de la lente del romanticismo preservado.

El enfoque cambia según se mire desde la derecha o desde la izquierda: Rusia se convierte en la “Santa Rusia” cristiana o en la antigua “patria de los trabajadores”; Estados Unidos, la tierra de los pioneros o de los titiriteros de Pinochet; Margaret Thatcher, la salvadora de una Gran Bretaña paralizada o la verdugo de Bobby Sands (miembro del IRA que murió tras una huelga de hambre en 1981). Lejos de la asunción de un interés nacional inmutable, los cambios políticos transformarán entonces la política exterior: de Obama a Trump, de Harper a Trudeau, de Lula a Bolsonaro, de Aznar a Zapatero, la transición ha sido dura.

Vemos que se forman coaliciones sobre temas sociales como los derechos de las mujeres, el cambio climático o las “ciudades inteligentes” que van más allá de las divisiones tradicionales.

Nuevas líneas divisorias

Sin embargo, la reorganización de las relaciones internacionales ya no se lleva a cabo en una escala partidista de derecha a izquierda. Vemos que se forman coaliciones sobre temas sociales como los derechos de las mujeres, el cambio climático o las “ciudades inteligentes” que van más allá de las divisiones tradicionales. Para hacer frente a estos problemas, surge una elección entre la autoridad legal-racional por un lado, o la autoridad carismática y tradicional por el otro (para usar las categorías de Max Weber). La autoridad jurídico-racional fomenta la toma de decisiones colectivas y la selección de los decisores en función del mérito oa través de un proceso electoral. Mientras que las autoridades carismáticas o tradicionales quieren que nos apoyemos en un líder porque son únicos o parte de una continuidad (familia, nacionalidad, identidad, religión, etc.).

La alianza de poderes racionales-legales une a las democracias liberales, por así decirlo. Otra se formó en torno a hombres “fuertes”, “carismáticos”, “tradicionales”. La “Cumbre de la Democracia” de Joe Biden quería agregar contenido al primero. La solidaridad entre Rusia, China, Bielorrusia, Venezuela, Irán y otros, las afinidades entre Trump, Bolsonaro, Erdogan e incluso Netanyahu ilustran el segundo en varios años. La derecha y la izquierda se mezclan en estos dos campos, que determinan la postura de la política exterior a medida que se firman nuevos acuerdos. Los realineamientos apenas comienzan y las sorpresas son posibles.

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.