Nube de ceniza impide aterrizar en Tongar – rts.ch

Después de la erupción volcánica del sábado en las islas Tonga, Australia y Nueva Zelanda enviaron aviones de reconocimiento el lunes para tratar de evaluar el alcance de los daños. Pero una nube de ceniza impidió el aterrizaje de la ayuda.

El volcán submarino de las islas Tonga, cuya erupción provocó un tsunami en el Pacífico, aisló al archipiélago del resto del mundo. Una imponente nube de ceniza rodea las islas, impidiendo que los rescatistas desembarquen. Los aviones despegaron recién el lunes para sobrevolar la isla.

“Los vuelos operados hoy nos ayudarán a identificar necesidades potenciales y a comunicarnos con los funcionarios en tierra. Al mismo tiempo, sabemos que se necesita agua con urgencia. Entonces, esperamos que un avión militar pueda despegar para satisfacer esa necesidad mucho más rápido que los barcos de nuestra Armada”, anunció Jacinda Ardern, Primera Ministra de Nueva Zelanda.

Se corta la comunicación y las familias están preocupadas

La comunidad de Tonga en Auckland está orando y preocupada porque las familias no tienen noticias de sus seres queridos. Un cable de comunicaciones quedó cortado como consecuencia del desastre y, por lo tanto, el archipiélago se encuentra privado de telefonía e internet. Después de la erupción y posterior tsunami, Nueva Zelanda estableció contacto satelital con el archipiélago. No se reportaron víctimas en la capital, pero se espera que los daños sean significativos, particularmente en las islas más remotas.

Sin embargo, “es probable que el volcán continúe en erupción en los próximos días”, dijo el profesor Oliver Nebel de la Escuela de la Tierra, la Atmósfera y el Medio Ambiente de la Universidad de Monash en Australia. Por lo tanto, la población afectada debe permanecer alerta y tomar precauciones antes de que se disipe la ceniza. El principal problema radica en la contaminación de las reservas de agua, se les anima a beber agua embotellada.

>> Ver imágenes satelitales de la erupción:

Imágenes satelitales de la erupción del volcán Hunga Tonga / Video News / 19 seg / Sábado a las 5:30 p.m.

Se escuchó una explosión tan lejos como Alaska

Ubicado en el “Anillo de Fuego” del Océano Pacífico, un área donde la colisión de placas tectónicas provoca una alta actividad sísmica, el volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai tiene unos 20 km de diámetro, 1800 metros de altura y está esencialmente sumergido. Se encuentra en el fondo del océano, pero su cráter principal está al ras del agua, formando una isla deshabitada.

Todo empezó a finales de diciembre, cuando el volcán entró en erupción bajo el agua, provocando “explosiones cada vez más potentes relacionadas con la interacción entre el magma y el agua de mar”, explica Raphaël Grandin, del Instituto de Física de la Tierra de París (IPGP).

La más grande ocurrió el sábado, formando una nube de 30 km de altura que alcanzó la estratosfera. Rápidamente se convirtió en un “paraguas volcánico” de varios cientos de kilómetros de ancho sobre la región, parte del cual quedó enterrado bajo cenizas, especifica la Autoridad Sismológica de Nueva Zelanda.

La erupción fue tan poderosa que creó un tsunami generalizado que inundó las costas desde Estados Unidos hasta Chile y Japón, matando a dos personas en Perú.

>> Para leer más: Severos daños y dos muertos tras erupción de tsunami en Islas Tonga

La onda de choque fue tan poderosa que la explosión se pudo escuchar en lugares tan lejanos como Alaska, a más de 9.000 km de distancia. “Es extraordinario. Que yo sepa, la última explosión que se escuchó a esta distancia fue la del volcán Krakatoa en Indonesia en 1883, que mató a 36.000 personas”, enfatiza Raphaël Grandin del Institut de Physique du Globe de Paris (IPGP).

Como una “olla a presión”

En el caso del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai, la subida de magma a la superficie libera gases que deben “empujar” para encontrar su camino, creando un fenómeno de sobrepresión. La presencia de agua “agrava la situación porque con el calor se convierte en vapor y se relaja, como en una olla a presión”, explica Raphaël Grandin.

Todas las explosiones volcánicas están asociadas a esta descompresión de gases magmáticos. “Cuando sucede en el fondo del océano, el agua tiende a sofocar la actividad. Cuando sucede al aire libre, los riesgos permanecen localizados. Pero si sucede en la superficie del agua, es lamentable porque ahí es donde el riesgo de tsunamis es mayor”, agrega.

Reportaje de televisión de Tamara Muncanovic

Personalización web: aps/afp

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.