No a la Orden de Detención Europea contra el torturador del régimen chileno



Esa fue la decisión de la Corte de Apelaciones, que denegó la solicitud del Fiscal General. Para los jueces de la tercera sección, “no hay perspectiva de que Doring Falkenberg se escape”. ¿La razón? Durante la implementación de la medida cautelar de la obligación de someterse a la policía criminal, “respetó las normas que se le impusieron y solo abandonó el territorio nacional cuando la Jefatura de Policía de Lucca anunció inesperadamente el cese de la medida que se le impuso”. La Fiscalía General ha anunciado un recurso de apelación ante el Tribunal Supremo.


Corresponderá a la Corte Suprema escribir el destino de Reinhard Doring Falkenberg, quien mientras tanto ha regresado a Gronau. Acababa de llegar a Forte dei Marmi en un autobús con un grupo de jubilados alemanes en septiembre pasado cuando la policía lo detuvo después de dieciséis años de inactividad. Estaba tranquilo e imaginaba que había escapado a la justicia: viajaba con su DNI, que había entregado en la recepción del hotel cuando llegó. De hecho, Falkenberg fue uno de los líderes de Colonia Dignidad, un pueblo en los Andes al sur de Santiago que primero fue un refugio para los nazis que huían de Alemania y luego, en la década de 1970, se convirtió en un campo de concentración y campo de internamiento para los opositores al régimen fascista que fueron arrestados y desaparecidos.

En 2005, Falkenberg huyó de Chile mientras estaba siendo juzgado por crímenes de lesa humanidad. Y estuvo perdido durante dieciséis años. Hasta el pasado mes de septiembre cuando yoescapó de un control policial trivial: al insertar la tarjeta de huésped del hotel en la terminal, los oficiales establecieron que lo buscaban en Chile y Falkenberg fue arrestado. Luego, el 29 de septiembre, los jueces, que accedieron a la solicitud del Ministerio Público y del Departamento de Justicia y mantuvieron pendiente la solicitud de extradición, ordenaron prisión y reconocieron “un riesgo objetivo de fuga”.

Pero luego son los mismos jueces quienes, el 18 de noviembre, sustituyeron la prisión por la obligación de someterse a la Jefatura de Policía de Lucca por motivos de salud. La medida cautelar habría perdido sus efectos el 22 de noviembre si no se hubiera recibido la solicitud de extradición. Y la demanda llegó al Tribunal de Apelación, ya que ahora el alemán ha sido puesto en libertad. El Ministerio Público apeló la norma. El Tribunal de Apelación lo despidió en los últimos días y enfatizó que Falkenberg se mudó porque la pregunta fue “inesperada”.tura lo liberó.

© REPRODUCCIÓN RESERVADA

9 de enero de 2022 | 09:19

© REPRODUCCIÓN RESERVADA

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.