Muerte del último hablante de una lengua indígena no escrita

publicado el miércoles 16 febrero 2022 a las 22:51

La última hablante de la lengua no escrita del pueblo yagan, pobladores de las gélidas regiones del extremo sur de Chile, falleció a los 93 años, informó este miércoles en Santiago su hija, diputada a la Asamblea Constituyente.

“Ha fallecido mi madre, Cristina Calderón. Lamento profundamente no haber estado con ella cuando se fue. Es una noticia triste para los yaganes”, escribió en Twitter Lidia González Calderón, vicepresidenta adjunta, desde el borrador de la asamblea responsable. una nueva constitución para Chile.

“Todo el trabajo que hago ahora (en la Asamblea Constituyente) lo hago en nombre de ellos”, agregó.

Los Yagan son considerados los habitantes más australes de la tierra, habiéndose asentado el Cabo de Hornos y la Isla Grande de Tierra del Fuego en el extremo sur del continente americano hace más de 6.000 años. Este pueblo de marineros experimentados ha vivido como nómada durante mucho tiempo.

Su población alcanzaba las 3.500 personas antes de la llegada de los europeos a la zona en el siglo XIX.

Luego disminuyó drásticamente en unas pocas décadas, particularmente debido a las enfermedades transmitidas por los colonos.

Apodada “Abuela Cristina” por sus familiares, la mujer se había convertido en un símbolo de resistencia cultural entre los pueblos indígenas de Chile.

“Soy el último hablante de Yagan. Otros todavía entienden, pero no hablan y no saben como yo”, dijo Cristina Calderón a un grupo de periodistas que la visitaron en el pueblo de Ukika en 2017.

Aquí es donde vive la mayoría de los aproximadamente 100 descendientes sobrevivientes de los yaganes, a un kilómetro de Puerto Williams, la ciudad más austral del mundo, al sur de Ushuaia (Argentina).

En 2009, tras la muerte de su hermana Úrsula, el gobierno chileno reconoció a Cristina Calderón como un “tesoro humano vivo” y destacó su labor en la preservación y difusión de la lengua y las tradiciones de su pueblo.

Se dedicó al oficio hasta los últimos años de su vida y logró transmitir parte de su conocimiento de este lenguaje melódico no escrito y en peligro de extinción a una de sus nietas y una sobrina.

“Otras generaciones también hablan el idioma yagan, pero no al nivel de Cristina, por lo que habrá una pérdida irreparable”, advirtió hace cinco años el antropólogo Maurice van de Maele.

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, desde Punta Arenas, en el sur de Chile, dijo en Twitter que lamentaba la muerte de Cristina Calderón, pero destacó que “su amor, sus enseñanzas y sus luchas desde el sur del mundo, donde todo comienza, servirán”. vive para siempre”.

Ascención Avena

"Defensor de Internet. Pionero de la cultura pop. Apasionado practicante de viajes. Fan total del café".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.