México: Fuerte sismo en aniversario de los sismos de 1985 y 2017

LONDRES: El debut en Downing Street no habrá sido lo que esperaba Liz Truss, quien fue nombrada dos días antes de la muerte de Isabel II. El soberano, ahora enterrado, vuelve a correr a toda velocidad, entre una maratón diplomática y una crisis del coste de la vida.

El 8 de septiembre, Liz Truss llevaba 48 horas en el cargo cuando se resbaló de los escaños en Westminster poco después de un tan esperado discurso en el Parlamento sobre las facturas de energía. Unas horas más tarde se le informa: La Reina ha muerto.

Durante doce días, la conmemoración y la agitación pusieron fin a toda la vida política. Se suspenden las huelgas, se silencia la oposición, el gobierno se concentra en organizar funerales gigantescos, mientras que la crisis económica y social que sacude al país exige “acción inmediata”, según el primer ministro.

Después de este comienzo en falso, Liz Truss quiere actuar rápidamente. Llamó a su gobierno la semana pasada para prepararse para su segundo regreso a la escuela, y pocas horas después del funeral de la monarca, voló a Nueva York y a la Asamblea General de las Naciones Unidas el lunes.

Biden e Irlanda del Norte

En su primer viaje al extranjero en su nuevo cargo, la primera ministra se reunirá el miércoles con el presidente estadounidense Joe Biden.

Le hablará de Ucrania, de la crisis energética pero también de la situación en Irlanda del Norte en medio de un callejón sin salida político debido a las regulaciones post-Brexit en el campo británico.

Ante el bloqueo, Liz Truss, siendo todavía jefa de la diplomacia, introdujo una legislación para alterar unilateralmente estos acuerdos negociados con la Unión Europea. Sino

Riesgo de alejar a Bruselas, Dublín y Washington, para quienes cualquier cambio en el texto debilitaría la paz en la isla.

El presidente de EE. UU., que tiene raíces irlandesas, ha criticado a menudo el manejo del tema por parte de Boris Johnson, y su gobierno sigue de cerca los primeros pasos de Liz Truss en medio de especulaciones de la prensa sobre una mayor escalada.

Junto a Joe Biden, Liz Truss tiene intercambios con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y Emmanuel Macron después de que ella se negara a decir si Francia era un “amigo” o un “enemigo” del Reino Unido este verano.

impuestos y primas

Los británicos esperan a Liz Truss sobre todo en la economía, más aún después de un verano de virtual vacío de poder en el que el dimitente Boris Johnson dejó los temas candentes a su sucesor.

El primer ministro ya ha prometido congelar las facturas de energía de los hogares y la inflación vuelve a estar por debajo del 10 % (9,9 % interanual en agosto), pero Gran Bretaña sigue experimentando su peor crisis en décadas.

El miércoles, el gobierno planea anunciar un plan para ayudar a las empresas. El jueves, un programa importante para el NHS, el sistema de salud pública gratuita al borde del colapso. Y el viernes, Liz Truss prometió una primera ola de recortes masivos de impuestos para seducir al electorado conservador.

Como ferviente liberal en el frente económico y orgullosa heredera de Margaret Thatcher, quiere tomar medidas enérgicas contra la desregulación, quiere abolir los bonos de los banqueros, según la prensa, o incluso relajar las leyes contra la obesidad para la venta de dulces para la obesidad.

Para disgusto de la oposición, descartó extender un impuesto especial a las empresas energéticas acusadas de desalentar la inversión a expensas de la seguridad energética.

Un argumento difícil de mantener con los laboristas, que celebran su congreso anual este fin de semana, y los británicos ahogados en proyectos de ley, luto nacional o no.

La muerte de Isabel II empujó todo lo demás fuera de los titulares, mientras crisis como la muerte de Chris Kaba, un hombre negro asesinado por un policía a principios de septiembre, reavivó el debate -incomprensible dado el contexto- sobre el racismo en la policía londinense. fuerza.

Pero el alto el fuego ha terminado: las huelgas, que se multiplican desde hace varios meses, deben comenzar de nuevo.

Los maquinistas ya han confirmado que pretenden reanudar su huelga -suspendida tras la muerte de Isabel II- a partir de octubre, mientras se prevén otros movimientos sociales en los ámbitos del transporte, la salud o la educación.

Luis Aro

"Creador. Típico adicto a la televisión. Practicante de redes sociales amigable con los hipsters. Erudito de Internet. Emprendedor malvado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.