“Los jóvenes primero usan las pantallas para descomprimirse”

la Cruz: ¿Cuáles son las prácticas digitales de los jóvenes?

Bárbara Fontar: Estas prácticas varían según los momentos de la vida y las situaciones sociales. El primer uso que tanto preocupa a los adultos es el entretenimiento. Las pantallas son un extraordinario apoyo para la descompresión dada la creciente presión académica. Los adolescentes se relajan y se divierten con diferentes tipos de contenido y diferentes pantallas: vídeos en el smartphone, videojuegos en el ordenador, series en las plataformas y en la tele o incluso reality shows.

→ ANÁLISIS. Smartphone, tablet, televisión… En las familias, cada uno tiene su propia pantalla

El segundo uso es socializar a través de las redes sociales. Básicamente, encuentran amigos de la universidad o la escuela secundaria para volver a conectarse después de clase a través de Instagram, Snapchat, TikTok o WhatsApp. Lo cual, en menor medida, los padres hicieron cuando eran adolescentes por teléfono.

Finalmente, la tercera práctica digital es la información y la documentación, por supuesto para los deberes, pero también para informarse o desarrollar una pasión.

¿Existen diferencias entre niñas y niños?

BF: En general podemos decir que las niñas y los niños tienen las mismas prácticas culturales alrededor de las pantallas. Pero si miramos más de cerca, encontramos que estos usos todavía están muy relacionados con el género, como muchas prácticas recreativas.

Esto es particularmente notable en los videojuegos, donde las niñas y los niños tienden a ajustarse a las estrategias editoriales de los editores y juegan juegos dirigidos a ellos. Por ejemplo, las chicas universitarias prefieren los juegos de movimientos de baile, como solo bailay juegos de lucha entre compañeros, como Catorce días. Cuando las niñas juegan a los llamados juegos de niños, corren el riesgo de ser estigmatizadas por estos últimos, quienes las consideran incompetentes. Te copias a ti mismo y les dejas el know-how a ellos.

¿A qué edad tienen pantalla individual?

BF: Mucho depende de las familias, pero sabemos que la llegada a la universidad ahora justifica el smartphone único. Los padres quieren poder llamar a su adolescente que se está volviendo más independiente. Pero eso no significa que lo tendrán las veinticuatro horas del día. Por otro lado. Muchas familias están implementando estrategias reales de control parental, con una reflexión sobre la ubicación de la computadora en el hogar y si el teléfono de la habitación está autorizado o no. Aún así, la falta de capacidades digitales puede limitar el alcance de estas estrategias.

→ RECOMENDACIONES. Esas pantallas que marcan la vida familiar

El tiempo que pasas frente a la pantalla depende de tu edad. A los 17 no tenemos las mismas prácticas que a los 12 y no tiene mucho sentido contar el número de horas de todos los adolescentes. El consumo aumenta con la edad. Y también depende del entorno sociocultural. Cuanto más popular es el entorno, más pantallas se utilizan como único medio de acceso al entretenimiento, la información y la cultura. En los círculos privilegiados esto no es así.

Ascención Avena

"Defensor de Internet. Pionero de la cultura pop. Apasionado practicante de viajes. Fan total del café".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.