Los efectos del terruño en el vino

En Beaujolais, en 2016, conocí a una mujer extraordinaria llamada Isabelle Letessier, científica del suelo de profesión pero sobre todo apasionada por leer las entrañas de la tierra como otros leen los mapas del cielo. Un especialista en suelos que, en 2009, creó una cartografía telúrica de 14.500 hectáreas de viñedos y más de 300 tipos de suelo en esta magnífica región entre Mâcon al norte y Lyon al sur.

Después de casi 15 000 sondeos con barrena (un instrumento que se usa para sacar núcleos de perforación subterráneos) y 1000 pozos de dos metros de profundidad, la señora completó un trabajo meticuloso que le valió a Beaujolais un premio Geopark World of UNESCO en abril de 2018. ¡Ciertamente no culparemos a Isabelle Letessier por carecer de ingenio o por ser una mujer superficial!

¿Nos quedamos en la superficie de las cosas o, peor aún, es la increíble peddiversidad local donde rocas azules y rocas doradas, granitos rosados, arcillas y guijarros, esquistos, saprolitas y otras microdioritas se aglomeran lo suficiente como para mostrar la relación entre ellas para justificar la vid? y el vino? “El suelo es un patrimonio frágil construido a lo largo de miles de años”, confió recientemente, precisando que “el suelo no es más que un montón de horizontes pedológicos, cuya estructura difiere de la del material de origen porque está bajo la influencia de Se adquirieron interacciones entre los componentes minerales y orgánicos.” Esto durante un período de varios millones de años.

Explicación multifacética

Comprender el impacto real del terruño en el vino es mucho más complejo de lo que uno podría imaginar, aunque el mismo terruño sigue siendo, en palabras de su colega Nicolas Besset, “una invención humana”. Para profundizar un poco más, hicimos una pregunta simple para obtener una respuesta compleja basada en nuestra propia viticultura de Quebec: “Identificamos los suelos y subsuelos para definir las áreas adecuadas para el cultivo de vides en Quebec. ¿Es realmente importante para nosotros esta operación de identificación del suelo y, si es así, por qué las vides, sean de aquí o de otros lugares, no se pueden plantar en algún lugar con resultados que confirmen positivamente o no que la adecuación del suelo/varietal/clima/terroir está funcionando? “Vamos a intentar una explicación, dejando la palabra al científico del suelo…

‘Plantado en alguna parte, todavía me parece atrevido, querido señor Aubry, ¡quien tengo entendido está tratando de provocarme un poco! En primer lugar, prefiero poner el análisis de todos los aspectos climatológicos que permiten definir una serie de variedades de uva útiles, es decir, la suma de las temperaturas, el riesgo de heladas, las condiciones climáticas más o menos “favorables” mildiu y otras enfermedades, la distribución de los Regens versus el curso del agua de la vid para lograr el establecimiento deseable de compulsión progresiva durante el período de maduración, el sueño de todo enólogo…” Se aplica al clima, pero como señala la señora, “hay también hay muchas interacciones/retroalimentación entre los suelos y las zonas climáticas actuales, futuras, pero también pasadas”. si pero sin embargo?

“Algunos suelos naturalmente se calientan más rápido (color, pedregosidad, sequedad), otros drenan mejor, unos almacenan 40 litros por metro cuadrado, ¡otros 400!… y todo eso afecta inevitablemente a la uva, rendimiento, madurez y balances de aromas. Si la correlación suelo/clima parece un poco más obvia, lo que nos separa del viñedo de Beaujolais, además del clima nativo de Québec, está en otra parte, hayan o no los continentes cubiertos de hielo, como señala Isabelle Letessier: “La larga La duración de la meteorización de los granitos, por ejemplo, en Beaujolais o en Côtes-du-Rhône, permite la formación de espesas y sorprendentes alteritas, incluso en pendientes pronunciadas. Estas alteritas (o saprolitos) contribuyen enormemente al funcionamiento de los suelos en las regiones templadas que no están cubiertas por casquetes polares. Pero los climas que sólo “desglaciaron” hace unos diez mil años (como sospecho que en Quebec) serán muy diferentes porque los casquetes polares tienen el poder de nivelar las alteritas y también los suelos antiguos. Por lo tanto, la contribución de estas alteritas al funcionamiento del suelo será muy variable. »

El edafólogo concluye que las actuales convulsiones climáticas “nunca reemplazarán las decenas o cientos de miles de años que se han dedicado a alterar las duras rocas y los suelos, claves para el funcionamiento de muchos viñedos”. Ella nos invita en Quebec a explorar e identificar “lo más cerca que podamos” porque, como bien señala Albert Camus: “Nada se da o se promete en realidad, pero todo es posible para aquellos que están de acuerdo en hacer algo y arriesgarse. »

¡Consigue el tuyo mientras todavía queda algo!

Leyenda

Para ver en el video

Luis Aro

"Creador. Típico adicto a la televisión. Practicante de redes sociales amigable con los hipsters. Erudito de Internet. Emprendedor malvado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *