Los chilenos votan abrumadoramente “no” a la nueva constitución

Es una ducha fría. Al final de una jornada electoral perfectamente organizada, el resultado no estaba claro. Con el 61,86% de los votos en contra del proyecto de constitución y a pesar del voto obligatorio por primera vez desde 2012, los chilenos hicieron oír una voz que nadie hubiera creído posible, y con tanta fuerza. “Voté a favor del rechazo de la Constitución”, dijo Carlos Cárdenas, un cirujano de 32 años, al salir del colegio electoral. Como muchos, quiere que “Chile siga siendo uno de los países económicamente más estables de América Latina”.

Este largo texto con 388 artículos provocó grandes resistencias a la propuesta de suprimir el Senado en favor de una “Cámara de las Regiones” y transformar a Chile en un Estado plurinacional con el reconocimiento de nuevos derechos para los 11 pueblos indígenas (12,8% de la población). ). Esto incluyó también logros sociales en torno al derecho al aborto, la creación de un sistema de salud pública y la santificación del agua como bien universal, que despertaron muchas reservas.

enrutadores

Nadie predijo tal derrota. La magnitud de la victoria sorprendió incluso al bando del No. “No pensábamos que íbamos a ganar ni siquiera por tanta diferencia. El voto obligatorio jugó un papel importante. Hoy debemos tener aún más votos en contra de la Constitución que votos que aprobaron el proceso de reforma constitucional en 2020”, enfatiza Eduardo Cretton, de 27 años, ex elector de Chile Vamos (coalición de derecha). De hecho, el domingo, casi 8 millones de votantes dijeron no a esta propuesta desarrollada por una convención constitucional. Este último fue aprobado por el 79% de los votantes en el referéndum de octubre de 2020, lo que equivalía a sólo 5,9 millones de votos en ese momento.

En camino a una nueva ruta

Poco después de confirmar el resultado, que representa una verdadera derrota para su bando, el presidente Gabriel Boric, de 36 años, quiso recordar las demandas y frustraciones expresadas durante las revueltas sociales de 2019, punto de partida de este largo camino que siguió de cerca y que duró casi tres años. “No olvidemos por qué hemos llegado tan lejos. Este malestar sigue latente y no podemos ignorarlo”, recordó.

El presidente chileno se comprometió a “encontrar un nuevo camino junto con el Congreso y la sociedad civil” que pueda “reflejar la voz de una gran mayoría” y también anunció una inminente reorganización.

“Los chilenos quieren una nueva constitución. “Pero una constitución que nos garantice paz y estabilidad y que no deseche todo lo construido durante treinta años”, afirma por su parte Eduardo Cretton.

“Boric se enfrenta a una gran oportunidad y lo sabe. La de convertirse en un verdadero jefe de Estado, […] encontrar un acuerdo que supere las divisiones

Esperanza Pardo

"Experto en café. Orgulloso fanático de los viajes. Pionero de las redes sociales. Ninja de la cultura pop. Fanático de los zombis. Experto en cerveza profesional".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *