Las islas Tonga quedaron aisladas del mundo tras una erupción volcánica y un tsunami

Muchas familias esperaban ansiosamente noticias el lunes de sus seres queridos en las Islas Tonga, aisladas del mundo después de la erupción volcánica masiva de la semana pasada que provocó un tsunami en el Océano Pacífico.

No hay conexiones telefónicas ni de internet en el archipiélago porque el desastre cortó un cable vital para sus comunicaciones que no fue reparado durante semanas. Y la nube de ceniza volcánica impide que los aviones aterricen.

• Lea también: En Tonga, los residentes huyen del tsunami después de la erupción del volcán

• Lea también: Imágenes | Impresionante erupción de un volcán submarino en el Océano Pacífico

• Lea también: Erupción de Tonga: advertencia de tsunami en la costa oeste de EE. UU., inundaciones en Hawái

La información provino de teléfonos satelitales raros en el país de solo 100,000 personas, pero aún se desconoce en gran medida el verdadero alcance del daño.

Nueva Zelanda y Australia enviaron aviones militares de reconocimiento el lunes para evaluar el alcance de los daños aéreos e identificar las necesidades más urgentes de asistencia, según la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern.

“Sabemos que se necesita agua con urgencia”, dijo a los periodistas.

Los dos países también han movilizado aviones de transporte militar C-130, listos para despegar hacia Tonga una vez que se haya despejado la nube de ceniza, para lanzarse en paracaídas allí o incluso aterrizar allí si las condiciones de la pista lo permiten.

La erupción, una de las más fuertes del mundo en décadas, se escuchó hasta en Alaska. Provocó un tsunami que inundó las costas de Estados Unidos en Chile y Japón, matando a dos personas en Perú. La ceniza y la lluvia ácida han golpeado gran parte del Océano Pacífico.

“Creo que lo peor es la degradación y el hecho de que no sabemos nada”, dijo Filippo Muttolalo, un periodista tongano que trabaja en Nueva Zelanda para Pacific Media Network.

“No hay conexión”, agregó. “Nuestra casa es una de las casas cerca del área ya inundada, por lo que no sabemos el alcance de los daños”.

El domingo, Ardern dijo que el gobierno de Nueva Zelanda había establecido comunicaciones por satélite con el alto comisionado del país en Nuku’alofa. Ella dijo que no había informes de víctimas en la capital, pero que se habían producido daños “significativos” en algunas áreas.

El ministro de Desarrollo Internacional de Australia, Zed Sesilga, dijo que la policía australiana con sede en Tonga había enviado un informe “bastante alarmante”.

El ministro anunció que “carreteras y algunas casas quedaron muy dañadas” pero “la buena noticia (…) es que el aeropuerto no ha sufrido daños graves”.

“Es muy, muy importante porque una vez que desaparezca la nube de cenizas podremos enviar vuelos humanitarios a Tonga”, agregó.

“Debido a la falta de información que tenemos, el alcance de la devastación puede ser enorme, particularmente para las islas más remotas”, dijo Katie Greenwood, de la Federación Internacional de la Cruz Roja.

Impresionantes vistas capturadas desde el espacio a fines de la semana pasada muestran el momento de la erupción del volcán Honga Tonga Hung Hapai en una de las islas deshabitadas de Tonga: un hongo gigante de humo y ceniza de 30 km de altura, seguido poco después por la erupción de un volcán seguido de un tsunami.

Olas de cuatro pies barrieron Nuku’alofa cuando los residentes huyeron a terrenos más altos, dejando casas inundadas, rocas y cenizas a su paso.

“Fue una gran explosión”, dijo Meri Taufa, residente de Tonga, al sitio de noticias Stuff. “Tembló el suelo, tembló toda la casa. Llegó en oleadas. Mi hermano menor pensó que las bombas estaban explotando cerca de nuestra casa. Después de unos minutos, el agua inundó su casa hasta el techo.

“Diría que estamos preocupados, no tenemos miedo”, dijo Tonga Kennedy, ministra del municipio de Auckland, Maikava Vakanana Ki Fuwalu.

“Esperemos que todos estén bien”, dijo a la agencia de noticias AFP.

Podría llevar hasta dos semanas reparar el cable del que depende Tonga Telecom, dijo Dean Veverka, director de redes de Southern Cross Cable. “El teleférico más cercano está en Port Moresby, la capital de Papúa Nueva Guinea, a más de 4.000 kilómetros de Tonga.

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.