Las dos izquierdas latinoamericanas – Blog: Apuntes sobre la globalización

El año electoral latinoamericano estuvo lleno de hechos muy importantes, tanto por su peso específico como por su peso simbólico. La primera lectura se refiere a la legitimidad del proceso electoral. Las reglas no siempre se cumplieron, como en el caso de Nicaragua, donde el régimen liderado por Daniel Ortega celebró elecciones presidenciales sin oposición. Pero también buenas noticias en este sentido, como las elecciones en Honduras, un país donde a lo largo de los años ha habido repetidos intentos de golpe de Estado y manipulación de resultados y donde el candidato de la izquierda ganó sin dudas sobre la transparencia del voto. . Lo mismo ocurre en Venezuela, donde las reglas parecen haber sido observadas en las elecciones locales en las que ganó el partido de Nicolás Maduro. Sin embargo, las señales más interesantes provienen de tres países andinos, Ecuador, Bolivia y Chile: En Ecuador, el candidato de la nueva izquierda y los movimientos indígenas Yaku Pérez fracasó con 30.000 votos en la segunda vuelta, que logró vencer el empresario Guillermo Lasso. el subcampeón con 400.000 votos.

Evidentemente, gran parte del electorado de Pérez no votó por Andrés Aráuz en la segunda vuelta, aunque sea de “izquierda”, y es que ahora hay dos proyectos de izquierda que muchas veces, como en Ecuador, chocan. Una izquierda que ya es ‘tradicional’ y lleva mucho tiempo en el poder, con fuertes rasgos populistas, poco concienciada con el medio ambiente y ahora alejada de las minorías. Ellos son el correísmo ecuatoriano, el peronismo argentino, el poschavismo venezolano, el evismo boliviano. El otro surgió de la lucha reciente de movimientos sociales, minorías étnicas y de género, ecologistas, agricultores, a veces contra medidas de la izquierda “clásica”. Y el despliegue de fuerzas que apoyaron a Pérez en Ecuador, Verònika Mendoza en Perú, que apoyará a Petro en Colombia y que ganó a Boric en Chile; Las dos izquierdas tienen muchas referencias culturales en común, pero diferentes concepciones de la democracia. Para los primeros, por ejemplo, Cuba también tiene derecho a reprimir la revolución para proteger la revolución, para los segundos es sagrado el derecho a la protesta ya la oposición; para los populistas, el estado debe ser el mayordomo y facilitador sin preocuparse por la economía, para los demás debe impulsar el crecimiento económico en un sentido inclusivo; para los primeros, las denuncias de corrupción son solo un complot en su contra, para la nueva izquierda, los políticos primero deben tener las manos limpias.

La América del Sur de los dos progresistas está girando rápidamente hacia la izquierda en su mayoría, y para 2022 se espera que otros dos grandes países cambien de liderazgo: Colombia y Brasil. Si se confirma, quedan pequeñas islas de centro-derecha en Uruguay, Paraguay y Ecuador. Sin embargo, frente al anterior escenario similar de los años 2000, las cosas han cambiado radicalmente: el ímpetu continental, es decir, las hipótesis de creación de áreas de libre comercio y democracia multilateral, se han extinguido; Ha habido un retorno dramático a la adicción. Era, que han sufrido, entre otras cosas, una caída en su cotización internacional durante este período; La alianza con China ha debilitado la democracia y aumentado el circuito de corrupción. A nadie le importa Sudamérica a estas alturas, ni siquiera a los Estados Unidos de Biden, que tienen como única prioridad frenar la inmigración centroamericana.

Sobre todo, les falta liderazgo. La política sudamericana se ha achicado en cuanto a la capacidad de los nuevos líderes. En 2022 podemos ver el surgimiento de dos nuevos puntos de referencia, Gabriel Boric y Lula da Silva si llega a la presidencia. Brasil aislado por Bolsonaro fue un daño no solo para sí mismo sino para todo el proceso político sudamericano; El regreso de Lula a la presidencia podría marcar el inicio de una nueva etapa, pero antes debe decidirse qué se entiende por progresismo y cómo se actualizará frente a los desafíos del mañana. Desde esta perspectiva, la lección boliviana es esclarecedora: cuando Evo Morales hizo valer su propia constitución para perpetuarse en el poder rechazando la opinión de su pueblo, que rechazó la propuesta en referéndum, su caída ya estaba escrita. De hecho, esta movida fue la mecha que los sectores golpistas y la extrema derecha boliviana estaban esperando para expurgar del poder la experiencia del Mas; el mismo Mas que volvió al poder con un nuevo candidato, Arce, en cumplimiento de la constitución por amplia mayoría. Esta es la ética continental: la izquierda, que sobrevivió a la década de 1970, nacida de las luchas populares y habiendo llegado al poder gracias al fin de la Guerra Fría y los imperativos del alineamiento, debe trabajar por la democracia y la transparencia el ejemplo de los grandes presidentes como Raúl Alfonsín o Pepe Mujica. No siempre es así y ese sigue siendo uno de los grandes abismos sin resolver, que en todo caso no nos impide ganar y gobernar cuando no hay una ley seria y con un proyecto que no protege nuestros propios intereses. En América Latina, a pesar de los problemas enumerados, la democracia es sólida y la gente ahora vota por los que se le parecen. Un gran logro que nunca se dio por sentado y se consolidará en 2022.

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.