Kissinger, realismo y manos sucias

¿Pánico al 100? Al final de su larga vida, Henry Kissinger, que acaba de morir con más de cien años, tenía una preocupación acuciante: la inteligencia artificial. Este salto tecnológico, que de repente se convirtió en toda la comidilla, preocupó al anciano maestro de la diplomacia estadounidense. Si las máquinas pronto podrán comunicarse entre sí, ¿qué quedará de la individualidad humana frente a la competencia que ellas mismas han creado?

Viniendo de este mago de las crisis, este Metternich moderno (el tema de su disertación), que parecía deleitarse con los conflictos multilaterales para imponer soluciones y voluntad estadounidenses, había algo patético en este miedo. La fórmula de Tucídides (“El fuerte hace lo que puede y el débil sufre lo que debe sufrir”) ya no funcionaba o adquirió un significado completamente nuevo porque el fuerte ya no tenía alma.

Le Temps publica columnas escritas por miembros del equipo editorial o personas externas, así como opiniones y columnas sugeridas o solicitadas por personalidades. Estos textos reflejan el punto de vista de sus autores. No reflejan en modo alguno la posición de los medios de comunicación.

¿Interesado en este artículo?

No se pierda ninguno de nuestros contenidos diarios: suscríbase ahora para acceder a todos nuestros artículos, archivos y análisis.

Consigue un 30% de descuento en todas nuestras suscripciones hasta el 25 de diciembre

CONSULTAR OFERTAS

Buenas razones para suscribirse a Le Temps:

  • Consulta todo el contenido ilimitado en la web y aplicación móvil

  • Acceda a la edición impresa digitalmente antes de las 7 a.m.

  • Disfrute de privilegios exclusivos reservados para suscriptores

  • Accede a los archivos

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *