Historias Deportivas – Tenis – Zugarelli, el último que casi se convierte en el primero

Roma, 29 de abril de 2022 – La 79ª edición de las selecciones italianas de tenis comienza el 2 de mayo en el Foro Itálico de Roma.

El evento ofrece el derecho a recordar un episodio que tuvo lugar hace 45 años, en el ya lejano 1977, en pleno apogeo de los años de plomo.

El protagonista es el bigotudo Antonio Zugarelli, nacido en 1950, que de origen humilde llegó a lo más alto del tenis italiano en la década de 1970.

acceso. El rescate de uno último”. Así se titula la autobiografía de Antonio Zugarelli, publicada en 2014 junto a Lia Del Fabro, que cuenta la historia de su ascenso de un pueblo romano al Olimpo de las raquetas.

Esta historia comienza con la conocida hazaña, no solo deportiva, de la victoria italiana en la Copa Davis de Santiago de Chile en 1976.

El largo y acalorado debate que involucró a todo el sistema político y deportivo nacional permanece en la historia italiana.

Como resultado de la comparación entre los diferentes componentes de dejar o no la competencia en Chile bajo la dictadura, se hizo una elección de campo.

En retrospectiva, la decisión que se tomó parece haber sido la correcta. Fuimos a Santiago a conquistar la ensaladera de plata en el Estadio Nacional.

Justo en la plaza, tan simbólicamente cerca del campo de fútbol, ​​todavía fresco escenario de los horrores de la cruel represión.

El equipo azul de camiseta roja, dirigido por el capitán no jugador Nicola Pietrangeli, derrotó moralmente al régimen de Augusto Pinochet ante el mundo entero.

Era improbable que un ejército de Brancaleone volviera a verlos hoy.

El largo y astuto Panatta, el corto y claro Bertolucci, el delgado y hosco Barazzutti y el bigotudo Zugarelli.

Un grupo que simbolizaba el acceso de los niños del pueblo (Adriano y Tonino están a tope) a uno de los deportes considerados de élite.

Zugarelli hizo una contribución tangible, aunque como suplente, a la victoria de la Copa Davis en diciembre de 1976.

En la última final de la zona europea contra Gran Bretaña, jugó como jugador individual en lugar de Barazzutti y jugó un papel decisivo en la derrota de Roger Taylor y John Lloyd.

Además del triunfo de la Copa Davis (el único en Italia hasta la fecha, ojo), aquel fabuloso 1976 nos trajo el doblete de Adriano Panatta (Roma y París). Pero eso también es una historia familiar, y llegamos al próximo aniversario.

En esta historia que necesitaba la premisa En cambio, celebremos como lo hizo Zugarelli, continuando con la ola positiva.

Con la hazaña hace casi 45 años, como finalista en la categoría individual masculina en 1977 en el Foro Itálico.

Tonino había comenzado el torneo, y solo podía ser así, desde el fondo del tablero.

A partir de ahí, volvió a las semifinales para superar al australiano Phil Dente y luego desafiar al estadounidense Gerulaitis por el título.

Rubio y de pelo rizado Vitas Gerulaitis de origen lituano, otro icono del tenis de los 70 (desapareció a los 40 años debido a las emisiones de monóxido de carbono de una caldera defectuosa).

El domingo 22 de mayo de 1977 la final en la Centrale se decidió en el cuarto set con un reñido tie-break.

El ganador Gerulaitis admitió más tarde que estaba seguro de que el italiano habría ganado si hubiera llegado al quinto set.

Pero hay, en canchas de arcilla como en la vida, que es el toque de una cinta lo que decide de qué lado de la red debe caer la pelota.

Las oportunidades, aunque se pierdan, siempre son oportunidades vividas.

Como la final de hace cuarenta y cinco años, gracias a que el Zuga llegaba último a la etapa de los primeros, aún tenía su redención casi campeona.

Ángelita Mandes

"Futuro ídolo adolescente. Evangelista zombi. Amable adicto a la cultura pop. Exasperantemente humilde nerd televisivo. Pensador".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.