Hay noticia: Nadal no se convertirá en Rey de Roma

No se equivoque, los físicos o los matemáticos, si alguna vez conoce a alguno, ven el mundo con sus propios ojos. En absoluto: usas la lente de los números. Porque los números pueden describir tanto el universo en expansión como las partículas subatómicas, una exploración del centro de la tierra como la evolución de las bandadas de estorninos sobre los pinos marítimos del Pincio al atardecer. En el deporte a nivel profesional, los números resumen el rendimiento competitivo, aumentan el potencial del atleta y predicen el impacto de los cambios tácticos. En tenis, su uso básico es para definir los rankings, los rankings que te permiten evitar duelos cabeza a cabeza innecesarios entre campeones y schiappe.

Los resultados (es decir, los números) del torneo masculino del Internazionali d’Italia, tercera ronda de hoy, hasta las 22:37 parecían confirmar plenamente que los mejores cabezas de serie son realmente los más fuertes. De hecho, a esta hora en los cuartos de final de mañana, Djokovic, cabeza de serie número 1, vs Auger Aliassime, número 8; Tsitsipas, 4, contra Sinner 10; finalmente Zverev, 2, vs el único no cabeza de serie, el chileno Garin. El resultado del partido de la noche era esperado por Nadal-Shapovalov. Un partido traicionero para Rafa como cabeza de serie número 13 Denis es ingenioso e impredecible. Durante tres cuartos de hora, el zurdo canadiense sufrió la agresión del zurdo mallorquín sin encontrar una contramedida efectiva (1-6). Los ahorros de energía del chico nacido en Tel Aviv fueron útiles al comienzo del segundo set. Estando 0-3, Rafa tuvo que expresarse a un nivel excepcional para volver a subir al 5, pero al final pagó el esfuerzo (7-5). En el tercer set se derrumbó muy rápido: 6-2. Así que mañana es Shapo vs Ruud en el último cuarto, cabeza de serie número 5. Nadal no levantará su 11ª Copa Romana el domingo. Las redacciones dicen: Es noticia.

Seguí un poco todos los juegos masculinos en los octavos de final. El Gran Viejo, que todavía se encuentra en la cima de la clasificación ATP, me pareció estar en gran forma durante la fase de retorno rápido. Nole le dio a Stan Wawrinka espacio para algunos buenos pases, tal vez en homenaje a la carrera de un campeón que habría sido aclamado como el más grande en la historia de Suiza si no hubiera sido por Roger Federer a sus pies. Por cierto, uno de los ‘clásicos’ de las últimas dos décadas no tenía antecedentes: 6-2, 6-2 para los serbios en 75 minutos.

Mientras Ruud-Brooksby (6:3, 6:4) y Auger Aliassime-Giron (6:3, 6:2) jugaron impecablemente, los otros juegos estuvieron muy igualados. Incluso los cerrados en dos frases vivieron momentos de incertidumbre. Como en el partido entre Jannik Sinner y Filip Krajinovic, número 54 de la ATP, mucho talento y poco compromiso. El italiano, apoyado por un fanático del fútbol, ​​jugó un gran primer set con variaciones inesperadas respecto a sus esquemas habituales (bolas cortas, incluso un par de cortes) pero perdió en el segundo tras marcar el break en la apertura. Tal vez engañado por los balones más ligeros en comparación con los húmedos de la noche anterior contra Fognini, Jannik disparó demasiados tiros sobre las líneas con la consiguiente recuperación y adelantamiento del serbio. El orgullo de campeón, incapaz de defraudar al público, y algunos obsequios de Filip fueron claves para evitar el tercer set, probablemente con mucho riesgo (6-2 7-6).

No había pasado nada más en Zverev-de Minaur (6:3, 7:6) por la mañana, con el alemán fallando gracias a los errores del australiano en los momentos decisivos del segundo set. Tsitsipas también luchó muy duro para doblegar a Khachanov (46 6-0 6-3). Garin tardó tres horas en romper la resistencia de Cilic (6-3 4-6 6-4). En definitiva, en la pista de tierra batida romana se respira el ambiente de un torneo de diez días como el Masters 1000 de Indian Wells y Miami. La perspectiva aumenta el número de internacionales entre los jugadores, porque la audiencia, nunca tan numerosa como en el pasado, ya está totalmente sintonizada con el futuro cercano de Slam.

No sé cómo describirían los matemáticos la derrota de Nadal en el contexto de un torneo previamente lineal. Eso sí, también les costaría describir el torneo femenino, que vio confundida la escala de valores, con eliminaciones en las primeras rondas, tres de las cuales fueron las de las diez primeras Kontaveit, cabeza de serie número 5, Pliskova, 6. , Collins, 7, Muguruza, 8 y Raducanu, 10. Haría falta un físico (bestial) para encontrar un orden en el que veo la entropía.

Ángelita Mandes

"Futuro ídolo adolescente. Evangelista zombi. Amable adicto a la cultura pop. Exasperantemente humilde nerd televisivo. Pensador".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.