Francia – Mundo | Brote y tsunami en el Pacífico: fuertes daños en Tonga, dos muertos en Perú

Wellington – El tsunami, provocado por la poderosa erupción de un volcán submarino en el Pacífico Sur, provocó “daños importantes” en las islas Tonga, donde las comunicaciones permanecieron cortadas el lunes, y mató a dos personas en Perú.

La erupción del sábado fue tan poderosa que se escuchó hasta Alaska y provocó un tsunami en el Pacífico que inundó las costas desde Japón hasta Estados Unidos.

“El tsunami tuvo un impacto significativo en la costa norte de Nuku’alofa”, la capital de Tonga, “con botes y grandes rocas arrastradas hacia la costa”, pero no se reportaron víctimas en el archipiélago, dijo la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda.

A más de 10.000 kilómetros de distancia, en Perú, dos mujeres murieron en la playa de Naylamp en Lambayeque, en el norte, como resultado de “olas anormales” tras la erupción en Tonga, dijo el domingo el Centro Nacional de Respuesta Local a Emergencias.

El día anterior, Perú había cerrado 22 puertos por precaución. La policía había rescatado a 23 personas en la costa.

La Sra. Arden señaló que el alcance de los daños en el pequeño reino del Pacífico era difícil de evaluar ya que se habían cortado las comunicaciones.

“Nuku’alofa está cubierta por una espesa columna de ceniza volcánica, pero por lo demás la situación es tranquila y estable”, agregó Ardern después de ponerse en contacto con la embajada de su país en Tonga. Sin embargo, el archipiélago tiene que abastecerse de agua porque “la nube de ceniza ha provocado la contaminación”.

Nueva Zelanda envió un avión de reconocimiento el lunes temprano para “una evaluación inicial del impacto en el área baja y las islas”.

Tonga también aceptó una oferta australiana para enviar un avión de vigilancia, según Canberra. Australia también estaba preparando “suministros humanitarios esenciales” para su envío.

– “Explosión Enorme” –

“Profundamente preocupado por el pueblo de Tonga”, tuiteó el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, “listo para enviar ayuda”.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, tuiteó que la OMS estaba “lista para apoyar al gobierno y brindar asistencia”.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en coordinación con Australia y Nueva Zelanda, preparó suministros de emergencia para Tonga.

Impresionantes vistas desde el espacio muestran el momento de la erupción Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai del viernes en una de las islas deshabitadas de Tonga: un enorme hongo de humo y ceniza seguido inmediatamente por una ola.

Olas de cuatro pies barrieron la capital de Tonga, donde los residentes huyeron a terrenos más altos, dejando las casas inundadas, mientras caían rocas y cenizas del cielo.

“Fue una explosión masiva”, dijo Mere Taufa, de Tonga, al sitio de noticias Stuff. “Tembló el suelo, tembló toda la casa. Llegó en oleadas. Mi hermano menor pensó que estaban estallando bombas cerca de nuestra casa”. Unos minutos más tarde, el agua inundó su casa hasta el techo.

La erupción desencadenó tsunamis en el Pacífico, con olas de 1,74 metros medidas en Chanaral, Chile, y otras más pequeñas observadas a lo largo de la costa del Pacífico desde Alaska hasta México. Olas de alrededor de 1,2 metros golpean la costa del Pacífico de Japón.

En California, la ciudad de Santa Cruz fue inundada por un maremoto provocado por un tsunami, según videos del Servicio Meteorológico de Estados Unidos.

-Justin Alaska-

El Instituto Geológico de los Estados Unidos (USGS) registró la erupción del sábado como equivalente a un terremoto de profundidad cero y magnitud 5,8.

La erupción duró ocho minutos y expulsó nubes de gas, ceniza y humo varios kilómetros.

El neozelandés Marco Brenna, profesor de la Facultad de Geología de la Universidad de Otago, calificó la erupción de “relativamente pequeña”, pero dijo que no se podía descartar otra erupción con un impacto mucho mayor.

La erupción fue “bastante única” para ser escuchada tan lejos como Alaska, tuiteó el Instituto de Geofísica de la Universidad de Alaska en Fairbanks. El vulcanólogo David Fee, citado en el tuit, dijo que recordaba solo otras dos erupciones “que hicieron algo similar”: la de Krakatoa en Indonesia en el siglo XIX y la de Novarupta en Alaska, la más fuerte del siglo XX.

El volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai (a unos 65 km de la capital Nuku’alofa) se formó en una erupción en 2009 y en 2015 arrojó tantas rocas grandes y cenizas que pasó una isla nueva de dos kilómetros de largo. emergió un kilómetro de ancho y 100 metros de alto.

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.