Francia-África Late Games – Les Cahiers du football |

Tanto en el fútbol como en la política, Francia tiene vínculos complicados con África. Sin embargo, muchos jugadores del norte de África y del África subsahariana se han destacado en el campeonato francés y los equipos africanos suelen utilizar entrenadores franceses. A pesar de esta cercanía y muchas otras, la selección absoluta francesa solo disputó algunos partidos contra ellos.

Antes de recibir a Costa de Marfil y Sudáfrica en rápida sucesión a fines de marzo de 2022, cuenta solo 25 oposiciones a una selección africana entre los 880 encuentros en su historia. Todavía es mejor que Asia (16 juegos), Oceanía (6) o Concacaf (17), pero aún no es mucho, sobre todo porque el primer enfrentamiento oficial fue muy tarde.

una historia paralela

De hecho, no faltaron estos contrastes franco-africanos. Desde la década de 1920, durante la época colonial, ha habido muchos encuentros entre equipos metropolitanos y selecciones del Magreb, principalmente para endurecer a los jóvenes metropolitanos e identificar a algunos norteafricanos que podrían fortalecer el equipo ‘real’ de Francia.

En la década de 1950, los territorios independientes eran bastante raros en África, al igual que las naciones reconocidas por la FIFA: Egipto, Sudán, Etiopía y Sudáfrica, esta última marginada debido al apartheid. Francia se enfrenta varias veces a Egipto en la Copa del Mediterráneo (1953 y 1955) pero es un equipo B francés el que se envía.

Francia ha sido invitada a enfrentarse al nuevo equipo independentista en los amistosos, pero esta vez envía a su equipo amateur, compuesto en gran parte por futuros profesionales. Su nivel es suficiente para ganar las dos primeras ediciones.

El mismo equipo amateur también compite en los Juegos Olímpicos y los Juegos del Mediterráneo, donde se enfrentan regularmente a oponentes africanos. Pero el equipo A francés siguió ignorando a África, y no fue hasta 1978, más de quince años después de la descolonización, que se enfrentó a un representante de África. Francia derrotó 2-0 a Túnez en Villeneuve-d’Ascq a pocos días del inicio del Mundial de Argentina, al que se clasifican las dos selecciones.

Es cierto que el primer oponente africano en aparecer en las listas oficiales de los Tricolores nos remite a 1972, pero en ese entonces era un equipo continental construido desde cero para las necesidades de uno. Torneo internacional en Brasil. Once jugadores de nueve naciones formaron esta formación heterogénea, que perdió 2-0 ante los hombres de Georges Boulogne.

Mala suerte en el sorteo.

Podemos culpar a la selección francesa por una apertura tardía del fútbol africano. Sin embargo, a diferencia de Italia, Hungría y algunos otros, no tuvo la oportunidad de conocer al equipo egipcio en los eventos de antes de la guerra: los Juegos Olímpicos, luego la Copa del Mundo, donde durante mucho tiempo los faraones fueron los únicos representantes africanos.

Más tarde, independientemente del contexto político, la selección francesa podría haber seguido el ejemplo de Alemania Occidental y Brasil, que acudió a partidos amistosos en Marruecos y Argelia desde los primeros años de la independencia.

Pero la mayoría de las veces, los equipos europeos se encontraron con sus primeros oponentes africanos en la competencia, ya que España se enfrentó a sus vecinos marroquíes en Chile en la ronda de clasificación para la Copa del Mundo de 1961.

En 1978, por ejemplo, Francia contra Túnez no estuvo del todo libre de la resistencia africana. De hecho, se encuentra en una situación similar a la de Inglaterra, cuya selección nacional no conoció a su primer rival africano hasta 1986, cuando ya realizó algunos viajes, en particular a Sudáfrica, antes de ser sancionado.

Después de Túnez 1978, pasó una década antes de que la selección francesa conociera oficialmente a una nueva selección de África. Marruecos, coronado por sus hazañas mexicanas de 1986 y preparando una CAN organizada a nivel nacional, participa en el Tournoi de France a principios de 1988 en un intento por revivir a los Blues después de su fracaso en la clasificación para la Eurocopa de 1988. Ganan la final ante las dos selecciones en el Louis II Stadium (2-1).

¿El fin de las citas perdidas?

Las participaciones de Argelia, Marruecos, Camerún y Nigeria en la Copa del Mundo acercan al continente africano a la cima del mundo. Pero no fue hasta el 11 de octubre de 1997 cuando el Blues in Lens de Aimé Jacquet dio la bienvenida a Sudáfrica, recién liberada de las medidas de boicot a las que estaba sometida, y acababa de coronarse campeona de África.

Los Blues ganan 2-1 a un equipo que encontrarán en la Copa del Mundo nueve meses después. Mientras tanto, poco antes del Mundial de 1998, la selección tricolor disputó su primer partido en suelo africano, durante un torneo en Casablanca, que le ofrecieron Bélgica y luego Marruecos. En una temporada, la selección francesa tuvo tres rivales africanos… tantos como en los 94 años anteriores.

La historia finalmente está ganando velocidad. Marruecos fue a Marsella en enero de 1999 antes de dar la bienvenida a los Blues al torneo de Casablanca en preparación para la Eurocopa 2000. Camerún, entonces campeones africanos y olímpicos, fue recibido en el Stade de France por los tricolores campeones de Europa y del Mundo (que encajaron un famoso gol de Patrick Mboma). Unos días después, los Blues volaron a Sudáfrica para encontrarse con los Bafana Bafana y Nelson Mandela.

En 2001 fue Argelia en el Stade de France, partido recordado por los paros que obligaron a su suspensión. En 2002, Senegal barrió a los campeones del mundo del podio en el partido inaugural de la Copa del Mundo. Francia redescubre entonces Egipto y luego se enfrenta a Camerún (2003), Costa de Marfil (2005), Togo (2006), Marruecos y Túnez (2008) en Nigeria (2009 y 2014), tanto en amistoso como en competición enfrentada. ..

Hasta la fecha, sin embargo, el último enfrentamiento franco-africano data de noviembre de 2016 y un Francia-Costa de Marfil en Lens. Dos encuentros consecutivos, ante el mismo Costa de Marfil y luego Sudáfrica, no serán demasiado para cerrar este nuevo tramo de cinco años.

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.