“En Nueva Caledonia, los separatistas deben encontrar la armonía política”

la Cruz : ¿Bajo qué circunstancias políticas fue elegido Louis Mapou?

Luca Steinmetz: El gobierno de Nueva Caledonia es pluralista. A diferencia de un gobierno parlamentario, consiste en un colegio elegido por representación proporcional en lugar de solo una mayoría.

→ LOS HECHOS. Nueva Caledonia: un separatista canaco al frente del gobierno, un primer

El 2 de febrero de 2021, el poder ejecutivo cayó después de que los dos grupos independentistas, la Unión Calédoniana (UC) de Daniel Goa y la Unión Nacional para la Independencia (UNI) de Louis Mapou, se retiraran del gobierno de Thierry Santa (The Rally, Non-Independence). Luego, los dos grupos lucharon para ponerse de acuerdo sobre la elección del presidente, dejando el puesto vacante durante más de cinco meses.

Después de la elección de Louis Mapou, todavía tienen que nombrar un vicepresidente y distribuir los puestos gubernamentales entre los once sectores administrativos de Caledonia. Si la distribución no se produce dentro de los quince días siguientes, existe riesgo de bloqueo.

¿Qué puede cambiar en Nueva Caledonia con un presidente separatista al mando?

LS: Es difícil decirlo en este momento, especialmente porque Louis Mapou ha elogiado ampliamente las acciones del gobierno que ayudó a derrocar, particularmente en términos de cómo lidiar con la crisis de salud. Aparentemente no tiene intenciones de romper abruptamente con la línea del gobierno anterior.

El plazo sigue siendo incierto porque para poder adoptar las deliberaciones, Louis Mapou tiene que unirse a todos los grupos políticos. El reto que le espera ahora al nuevo Gobierno es conseguir que los dos grupos independentistas encuentren un terreno político común tras cinco meses de división.

La Unión Calédoniana de Daniel Goa y la Unión Nacional para la Independencia de Louis Mapou coinciden en su deseo de independencia, pero por lo demás tienen posiciones muy diferentes. UNI es más marxista de izquierda que la UC más liberal. Ahora que han conseguido achicar sus divisiones para la elección de Louis Mapou, deberán encontrar la armonía política si quieren persuadir a los reacios al independentismo en el tercer y último referéndum, que se celebrará el próximo 12 de diciembre.

¿Puede la llegada de un presidente separatista cambiar la situación?

LS: No hay duda de que los separatistas tienen grandes esperanzas puestas en Louis Mapou. Dada la estrecha ventaja de los no independientes en los últimos dos referéndums, ciertamente esperan usar esta posición para convencer a los indecisos y ganar el voto del ‘sí’. Pero después de cinco meses de angustia, solo les quedan seis para llenar la brecha de votos entre ellos y los no independientes.

→ ANÁLISIS. Referéndum: el plan del gobierno y los partidos de Nueva Caledonia para el período posterior a Numea

En 2018, el No a la Independencia ganó con el 56,7% de los votos. En 2020, durante el segundo referéndum, la brecha entre separatistas y no separatistas se redujo significativamente, con un 53,2% no. La fortísima movilización de los separatistas canacos no fue suficiente.

Al elegir un presidente separatista, los dos grupos esperan repetir la hazaña de inclinar la balanza del lado del sí en diciembre. Pero es poco probable que ambos grupos lleguen allí en seis meses.

Roldán Fallas

"Pionero del café amigable con los hipsters. Creador amigable. Analista galardonado. Escritor. Erudito de la comida. Adicto a la televisión. Ninja de Internet".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.