En China, los aficionados al sushi están preocupados por el derrame de agua de Fukushima

El Sr. Yao, propietario de un restaurante en Beijing, enfrenta un dilema ante la inminente liberación de las aguas de Fukushima: o continúa sirviendo atún japonés a riesgo de alienar a sus clientes, o compra en otro lugar.

• Lea también: El vertido de agua de Fukushima al mar comienza el jueves, provocando indignación en China

• Lea también: Vertido de agua de Fukushima al mar: ¿preocupante o inofensivo?

• Lea también: La liberación de agua de Fukushima al Océano Pacífico preocupa a los pescadores

Pero esta segunda solución lo expondría a precios y calidad tremendamente fluctuantes, explica.

Los amantes chinos del sushi y el sashimi se muestran escépticos después de que Japón anunciara que el agua acumulada en el lugar de la dañada central nuclear de Fukushima será vertida al Océano Pacífico a partir del jueves.

El proyecto japonés se lanzó doce años después del peor desastre nuclear desde Chernobyl y fue validado por la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Pero China ha expresado su oposición y ha prohibido desde julio las importaciones de alimentos procedentes de 10 departamentos japoneses, incluido Fukushima. Hong Kong siguió el martes.

Mientras tanto, los restauradores hacen muecas.

“Ya estamos sintiendo los efectos”, dijo a la AFP el señor Yao, cuyos clientes preguntan cada vez más sobre su atún japonés y, a veces, se muestran reacios a comprarlo.

En Hong Kong, Jasy Choi, un proveedor japonés de comida para llevar, dice que la prohibición impuesta por las autoridades locales perturbará su negocio.

“Aproximadamente el 80% del marisco que utilizamos procede de Japón”, explica el chef de 36 años.

“Si más de la mitad de los ingredientes que importo se ven afectados, será difícil continuar con mi actividad”.

tritio radiactivo

Según el Ministerio de Agricultura de Japón, China continental y Hong Kong son los principales importadores mundiales de alimentos japoneses con 500 mil millones de yenes (3,4 mil millones de dólares).

En un restaurante de Beijing, frente a pequeños platos de sushi que desfilan sobre una cinta transportadora, una madre, Liu Dan, dice que tiene miedo de la escorrentía de agua de Fukushima.

“A partir del 24 de agosto, recomendaré a mis hijos y a mi marido que eviten estos productos del mar”, explica.

Cuando se le preguntó sobre los diversos informes, incluido el de la OIEA, de que el agua vertida era segura, la señora Liu dijo que “no tenía medios científicos a mi nivel para confirmar si estas conclusiones son correctas o no”.

“Mi reacción espontánea es simplemente que encuentro irracional este rechazo”.

El martes, China convocó al embajador japonés para transmitirle sus protestas oficiales.

El agua a vertir fue tratada para eliminar la mayor parte de sus elementos radiactivos.

Pero no se pudo eliminar el tritio, un radionucleido peligroso para los humanos en altas concentraciones.

“El tritio se libera (de las centrales nucleares) desde hace décadas sin efectos adversos documentados sobre el medio ambiente o la salud humana”, explicó a la AFP el experto nuclear Tony Hooker, de la Universidad de Adelaida (Australia).

Según él, los niveles de tritio en las aguas de Fukushima están muy por debajo de los límites de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Difícil de reemplazar”

“Anteriormente, prácticamente todos nuestros productos del mar se importaban de Japón”, explica a la AFP el restaurador Fang Changsheng en su restaurante, situado en una zona de Pekín conocida por su cocina japonesa.

Pero el empresario de 40 años utiliza ahora productos de Chile, España y Rusia.

En un restaurante de sushi en Hong Kong, la historia tiene más matices.

“Siempre hay gente para la que eso no es un problema”, afirma Jacky Wong, propietario de un pequeño establecimiento en el animado barrio de Wan Chai.

Sin embargo, el restaurador advierte de que tardará unos días en medir el impacto en sus clientes y posiblemente adaptarse ya que “algunos productos del mar japoneses son difíciles de sustituir”, apunta.

Una opinión compartida por el proveedor de catering Jasy Choi.

“Aunque existan productos sustitutos, como erizos de mar de China, Corea del Sur o Australia, no estoy seguro de querer ofrecérselos a mis clientes”, advierte.

“Por supuesto, no es nada bueno arrojar agua contaminada al mar, incluso aunque esté tratada”, afirma.

“Pero se está haciendo en muchos lugares del mundo. […] Entonces, ¿qué podemos hacer los ciudadanos comunes y corrientes al respecto?”

Esperanza Pardo

"Experto en café. Orgulloso fanático de los viajes. Pionero de las redes sociales. Ninja de la cultura pop. Fanático de los zombis. Experto en cerveza profesional".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *