En Chile se elabora vino extremo en medio del desierto a 3.600 metros de altura

En el lugar más seco de la tierra, a 3.600 metros sobre el nivel del mar, aparece de repente media hectárea de viñedos.

Estamos en Atacama, en Socaire, un pueblo alejado de todo, inmerso en un profundo valle que se abre al desierto. Cecilia Cruz, de 67 años, agricultora y propietaria de Viña Caracoles, el viñedo más alto de Chile, camina sobre arena volcánica cubierta de hojas secas.

Con sus manos modeladas en el trabajo de la tierra, recoge una de las raras uvas que se les escaparon a los recolectores.

Muy orgullosa de sus logros vitivinícolas, explica:

“Nunca había visto vides dar fruto a tanta altura. Mis vecinos estaban convencidos de que nunca tendría fruta. Ahora me preguntan si pueden venir a ver y probar las uvas, están emocionados”.

Un zorro vaga por el viñedo. “Si el zorro come la uva, es bueno”, nos dice un residente.

Cecilia tiene una larga historia de cultivo de maíz, frijol y alfalfa, como la mayoría de sus vecinos.

En 2010, un hombre le sugirió que plantara viñas en el terreno que tenía en el altiplano. Luego de conversarlo con sus tres hijos, aceptó participar en el Programa de Fertilidad Atacama Terre de SQM, Sociedad Química y Minera de Chile. [qui travaille entre autres dans le domaine de la fertigation, combiné de fertilisation et irrigation].

Le regalaron cepas y tutores y fue asesorada por ingenieros y enólogos. Socaire se abastece de agua por el deshielo natural de los Andes. En los pueblos de los alrededores, el agua está tan contaminada con minerales y sal que no es apta para la viticultura.

cooperativa

Pero en Viña Caracoles, después de cuatro años de intentar

Luis Aro

"Creador. Típico adicto a la televisión. Practicante de redes sociales amigable con los hipsters. Erudito de Internet. Emprendedor malvado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.