“En Chile nuestro trabajo de memoria aún es muy insuficiente”

“Sobrevivir, sobrevivir”. Chile, una memoria desgarrada”, de Verónica Estay Stange, Calmann-Lévy, 254 páginas, 19,90 €, digital 15 €.

Nacida en México en 1980, Verónica Estay Stange, que ahora vive en Francia, sólo sabía de Chile: sus padres, activistas comunistas, fueron torturados y encarcelados bajo la dictadura de Augusto Pinochet antes de verse obligados a exiliarse. Pero fuertes sentimientos fluyen a través de ella tan pronto como se adentra en este pasado. es de aqui “Post Memoria” que esta investigadora semiótica y literaria decidió rastrear su historia familiar en francés. Una historia compleja porque también es sobrina de Miguel Estay, conocido como “El Fanta”, uno de los torturadores más famosos de esa época. Este primer libro, a la vez una historia autobiográfica -a veces ficticia- y un ensayo, aborda hábilmente el legado dejado por la dictadura en las generaciones más jóvenes.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores. Chile, 1973: La revolución y la poesía son asesinadas

¿Por qué decidiste dedicar un libro a tu historia?

Quería entender por qué sentía que lo había visto todo y experimentado todo. Como estas fotos de soldados maltratando a civiles que me impresionaron tanto que a veces era difícil distinguirlas de mi propia experiencia. Lo mismo ocurre con lo que sufrieron mis padres: yo no lo viví, pero lo siento profundamente. Tuve que encontrar mi propia voz. Antes de escribir, mi “yo” estaba dividido entre la hija de la víctima y la sobrina del verdugo. Tuve que juntar estos fragmentos para darle sustancia a mi propia identidad.

Este enfoque íntimo adquirió una dimensión política cuando comencé a compartir públicamente lo que mi familia había experimentado para construir una comunidad con quienes habían tenido experiencias similares. Fue entonces cuando comencé a involucrarme dentro del colectivo Escritos Desobedientes, un movimiento nacido en Argentina en 2017 que permite a los hijos de verdugos perpetrar los crímenes de un ser querido. Hoy soy presidente de la sucursal chilena.

De hecho, intenté incluir en mi libro la historia de toda una generación de hijos de exiliados políticos y desaparecidos. Tenemos muchas cosas en común: la nostalgia por el país de nuestros padres, la conciencia del potencial catastrófico de cualquier situación, el deseo de ser dignos de las hazañas heroicas de nuestros padres y, en el caso de los descendientes de verdugos, sentimientos de vergüenza. o culpa.

Aún te queda por leer el 75,85% de este artículo. El resto está reservado para suscriptores.

Luis Aro

"Creador. Típico adicto a la televisión. Practicante de redes sociales amigable con los hipsters. Erudito de Internet. Emprendedor malvado".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *