En Chile, la ira interminable de los mapuches

INFORME – No se ha encontrado solución al conflicto entre campesinos y un pueblo que reclama sus tierras ancestrales.

En Collipulli

En Collipulli -“la tierra de colores” en mapudungun, la lengua de los indígenas mapuches-, los cachorros de la calle juegan, cubiertos de esta tierra de color rojo ocre, en medio de un enorme campo donde se estacionan grúas, tractores y máquinas de todo tipo. La mayoría de estos dispositivos fueron incendiados y están fuera de servicio. Un empleado ha venido a recoger una camioneta 4×4 -uno de los modelos de autos más comunes en Chile- mientras Yasna Navarrete y su padre Juan revisan los últimos daños en su empresa Sefomec. “En total nos quemaron 45 maquinas‘, explica Juan Navarrete. “Nadie quiere asegurarnos‘ agrega su hija de 34 años con las manos ennegrecidas por la grasa. Son estos ataquesa menudo acompañado de cartas anónimas que afirman la causa mapuche‘ ella asegura.

En el sur de Chile, a 600 kilómetros de Santiago, la localidad rural de Collipulli es el epicentro del conflicto entre el pueblo mapuche (“gente de la tierra” en mapudungun) Empresa maderera…

Este artículo es solo para suscriptores. Todavía tienes un 81% por descubrir.

La libertad no conoce límites, al igual que tu curiosidad.

Continúa leyendo tu artículo por 0,99€ el primer mes

¿Ya suscrito? registro

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.