Cultivo de algas: hacia una “revolución civilizacional”

“¡Te das cuenta! Estamos en una era prehistórica, la de los cazadores-recolectores. Mientras que en Francia hay 550 investigadores sobre dos especies de trigo, solo hay 70 de 12.000 especies, de las cuales no digan cultivo que 10 o 20!”. ¿Especies de qué? Especies de nori, wakame, kombu o hiziki… ¿Aún no las encuentras? Y no tengo idea de lo que esconden esos divertidos nombres que suenan japoneses. Se trata de plantas increíblemente diversas cuyos nombres en latín nos resultan igualmente desconocidos, pero que todos hemos pisoteado en la playa: las algas.

Las algas, ces “legumbres de mar”

Su abanico elevado a diez, dispuesto a explicar todos los milagros (o casi) que estos desdichados pueden hacer pasar a nuestra -a diferencia de Asia donde se les llama “vegetales marinos”- acaba de dedicarles un apasionante libro, titulado “Los Revolución de las algas” (1). Vincent Doumeizel, consultor para los océanos en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, citado al inicio del artículo y que Sciences et Aveniruna reunión antes de la intervención en el “One Ocean Summit” de Brest a finales de semana, es inagotable. Y preocupados por la demora que aquí en Occidente tomamos un recurso extraordinario, no decididos a detallar las ventajas, para la alimentación, la agricultura y la ganadería, la ecología, la salud y la medicina, e incluso, lo más inesperado, la reducción de la pobreza e incluso desigualdades de género en muchos países.

Una suma de 320 páginas que se pueden leer, si no como una novela, pero sí como una invitación a considerar nuestro litoral, incluso alta mar, de manera diferente y rápida , abundan los elogios. Claramente, pronostica el autor, si el Homo sapiens planetario se apodera de esta mericultura, siguiendo el ejemplo de lo que hizo con la agricultura en el Neolítico hace unos 10.000 años, se perfila una “revolución civilizatoria” . Nada menos. Con nuestra actual demografía creciente, “tenemos 300.000 personas más para alimentar todos los días”,

EXTRAS. El libro “La revolución de las algas”, dotado de una rica bibliografía, constituye una base para comprender los múltiples usos de las algas, todavía muy poco conocidos por los occidentales. Aquí hay algunos extractos breves que muestran la importancia de estas plantas, lo que podría cambiar la consideración que se les da, ya sea que se llamen algas marinas, algas marinas o “vegetales marinos”.

-> La influencia de la gastronomía. Mauro Calogreco, chef argentino del restaurante Mirazur en Menton, dijo haber recibido 3 estrellas Michelin y uno de los mejores restaurantes en 2019, y promociona más de 20 tipos de platos diferentes en su cocina. Formé au Japon, el proyecto d’installer y ferme d’algues à proximidad a su restaurante […] Le restaurante Ty Mad, en Saint-Michel-en-Grève en Bretaña, tenu par la chef Catherine le Joncour, s’est specialisé in the les algues et les use pour ses plats, de l’entrée au postre ! » (pág. 31).

-> Los beneficios para nuestra salud. “Los sistemas de defensa y los compuestos [que las algas han desarrollado durante más de mil millones de años] fuera de eso, inconmensurablemente desconocidos. Sin embargo, ya se reconoce y acepta que las algas marinas tienen propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias, antivirales, analgésicas, inmunomoduladoras, antibacterianas y antifúngicas” (p.115).

-> La lucha contra la contaminación plástica. “Al ritmo actual, para el 2050, la masa de polímeros en el océano debería representar 750 millones de toneladas, por lo que es una cantidad superior a las células de los venenos” (p.143) […] Las algas podrían reemplazar pronto al plástico . Un gran desafío. […] Las nuevas tecnologías permiten acelerar mucho el proceso [de la sedimentación de las algas muertas que han caído al fondo de los océanos y que han creado petróleo] para obtener un producto más dicho, reciclable o biodegradable y en ocasiones incluso comestible. “bioplástico”. ! (página 145).

-> La lucha contra los gases de efecto invernadero y el cambio climático. “A través de la fotosíntesis, las algas absorben carbono para hacer su biomasae. […] Podrían representar la única solución natural a gran escala para recuperar el carbono de la atmósfera y devolverlo bajo el suelo de nuestra tierra, donde estuvo almacenado durante millones de años (p.85) […] Según Tim Flannery, famoso australiano ecologista, el 9% de los océanos bien gestionados para producir algas absorbería más emisiones de gases de efecto invernadero de las que emitimos hoy. (página 90).

-> Un sector ético. “A principios de la década de 2000, Flower creó y lideró la “Iniciativa del Clúster de Algas de Zanzíbar”, en la que reunió bajo una misma estructura a productores, industriales, fuerzas públicas y académicos. Hoy, la cultura de las algas emplea a más de 25.000 pueblo, el 80% de los trabajadores de Zanzíbar […] Las algas representan el 25% del PIB de la isla y el 90% de las exportaciones de productos marinos” (pág. 173).

O, con las algas, no sigas “en la mayor parte del globo para hacer una recolección salvaje, [actuamos] al revés de lo que debería ser”. Es como si una vez hubiéramos intentado “domesticar jabalíes y vacas sin haber cultivado cereales primero” . En claro, es necesario comenzar por cultivar estas plantas que están “en el primer nivel de la escala trófica” (en la parte inferior de la nota del editor de la escala de alimentos) , para luego obtener todos los beneficios. Por ejemplo, en la práctica una acuicultura con el nombre un tanto bárbaro de “Acuicultura multitrófica integrada (IMTA) o permacultura marina, que consiste en criar peces junto a cultivos de algas e invertebrados”. En otras palabras, acercarse a lo que hace a los ecosistemas naturales, capaces de regenerarse.

“Tanto prueba el mar a las algas que las vuelve a tirar a la playa” … ¡No!

Atención, afirma Vincent Doumeizel, de no reproducir en el mar los errores del cultivo intensivo que ha agotado el suelo en tierra. Para lanzar producciones que destruirían los sedimentos del fondo del océano. La permacultura en el mar, aunque no es fácil de desarrollar, está comenzando a tentar a países como India, señala. Entonces este “paga al gran productor de camarones [donde sus] criaderos son responsables de alrededor del 30% de la destrucción de los manglares, nichos ecológicos de gran riqueza, recientemente se ha invitado a las algas, con el fin de limitar este daño causado al medio ambiente” .

No, definitivamente, hay que abandonar este trybe de la Antigüedad (citado p. 9) según el cual “el mar prueba tanto las algas que las rechaza en la playa” . Por el contrario, si la Ulva armórica se amontona en las bahías de Bretaña, y allí se pudre con un olor pestilente que la hace odiar, es porque el océano se está defendiendo de todos los vertidos de tipo nitrato (provenientes sobre todo del estiércol de los cerdos) que la tierra le manda! “Es su sistema inmunológico el que se activa [después] de que se haya interrumpido el antiguo equilibrio entre el suelo, las plantas y los animales”.

“La Revolution des Algues”, publicado por Equateurs. Foto de Dominique Leglu.

Ciertas algas pardas bien establecidas, “unidas a cables y recolectadas regularmente”, podrían filtrar este aporte químico que hace que proliferen las algas verdes, la ulva también se percibe como un veneno a veces fatal para animales y humanos. Los chinos, que se han excedido en el tema y no quieren verse repetidamente víctimas de “mareas de ensalada”, como la de 2008 durante los Juegos Olímpicos de Pekín (p. 269), no cambiarán este método descontaminación de nitratos y fosfatos. Permitiría hoy, tras cálculos eruditos sobre su capacidad de absorción (2), que “los cultivos de algas en China absorben hoy 75.000 toneladas de nitratos y 9.500 toneladas de fosfatos al año” .

Jeff Bezos fanático de la algocultura

Este último, después del reciclaje, puede ser reutilizado en la tierra, en un momento en que existe una posible escasez de recursos en fobia. Cette método dite de “biorremediación” peut pendant avoir un effet pervers, pense-t-on aussi de ce côté-ci du globe, celui de constituer une “valorización de una contaminación” ne poussant une réelle prevent de ces rejets nocifs pour l’ medio ambiente.

Una religión está segura, la aceptabilidad del cultivo de algas marinas, “el mayor recurso en la Tierra aún sin explotar” (o casi) es un punto clave. No en vano, el multimillonario Jeff Bezos, que actualmente es noticia con la polémica de su Yate en Róterdam, se interesa por él. Vincent Doumeizel, aún sorprendido de haber tenido un día al hombre más rico del mundo al teléfono, cuenta cómo este último, después de una discusión de media hora que claramente lo convenció, decidió “Otorgar 100 millones de dólares para realizar acciones que promuevan aceptación social” algocultura de este. ¿Dijiste sector del futuro?

1) “La revolución de las algas” de Vincent Doumeizel. Ediciones Ecuadores, enero 2021, 320p., 20€

2) En moyenne, una hectárea de acuicultura d’algues absorben los nitratos necesarios en el tratamiento de 18 hectáreas de cultivos terrestres

“Hay un fuego bajo el mar”
Es un paisaje de bosques submarinos que roza la ciencia ficción. Las algas gigantes como Macrocystis pueden crecer hasta 40 o incluso 60 centímetros por día y alcanzar la impresionante altura de unos sesenta metros. Solo que aquí, como los bosques primarios en tierra firme, ” hay un fuego bajo el mar”, advierte Vincent Doumeizel, autor de “La revolución de las algas”. Pero aquí, ninguna imagen satelital trae el detalle, a diferencia de las que revelan el alarmante estado de la Amazonía día a día. Para dar a conocer este destructor, muchas veces ignorado, necesitamos los testimonios de expertos buceadores y científicos que llevan años observando estos increíbles lugares, trayendo fotos impactantes y llorando desastre.

“Estos bosques me han brindado las experiencias más hermosas que he tenido en la naturaleza” , declaró recientemente al sitio Argonautnews.(1) Tom Ford, profesor titular del programa de ciencias ambientales de la Universidad Loyola Marymount en Los Ángeles, California, quien trabajó en su restauración. El propio Darwin, citado en la obra de V. Doumeizel, consideraba que él “sólo podía comparar estos grandes bosques acuáticos con los terrestres de las regiones intertropicales” . Y que la destrucción de los primeros pondría en peligro aún más especies animales que la de los segundos. Grave problema, pues, todas las particularidades en California -también a lo largo de las costas chilenas, en Tasmania y otras regiones donde hay corrientes frías apreciadas por las algas gigantes.
Este bosque submarino que ha sido apodado en el Oeste Americano ”The Kelp Highway” (Carretera Kelp)“casi ha desaparecido en los últimos diez años […]. Ha perdido el 90% de su superficie en menos de cinco años” . Una catástrofe. “750 especies están amenazadas de extinción, porque dependen directamente de los bosques de algas ‘milagrosas’ que absorben tanto carbono de la atmósfera y protegen las costas de la rápida erosión”. El segundo pulmón del planeta: ¡recuerde que el océano proporciona el 50% del oxígeno en nuestra atmósfera! – Está en peligro. ¿Dijiste imagen de ciencia ficción? Como explica Vincent Doumeizel, debido al calentamiento del Pacífico, las estrellas de mar gigantes de girasol han sido erradicadas. ¿Un buen recogido? No, un cambio mortal. Una vez eliminados estos depredadores, sí que han proliferado los erizos rojos, que ahora estamos tratando de combatir, como Urchinomics (2). Y eran estas pequeñas bestias inocentes renombradas zombis las que pastaban en los bosques.

Augusto Bojorquez

"Amante de la cultura pop sutilmente encantador. Evangelista de Internet. Solucionador de problemas de por vida. Entusiasta de la cerveza".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.