Corea del Sur y Estados Unidos disparan una ráfaga de misiles tras el lanzamiento de Corea del Norte

SEÚL: Corea del Sur y Estados Unidos dispararon múltiples misiles contra objetivos marítimos el miércoles, un día después de que Pyongyang disparara un misil balístico que sobrevoló Japón.

Un misil balístico de alcance intermedio (IRBM) de Corea del Norte sobrevoló Japón el martes, por primera vez en cinco años, lo que llevó a Tokio a activar su sistema de alerta.

Según el Estado Mayor de Corea del Sur, los ejércitos surcoreano y estadounidense dispararon cada uno dos misiles ATACMS de corto alcance “para alcanzar con precisión un objetivo virtual” en el Mar de Japón el miércoles.

Estos ejercicios “demostraron que somos capaces y estamos listos para neutralizar el origen de la provocación manteniendo una posición de vigilancia constante”, agregó en un comunicado de prensa.

Sin embargo, el ejército de Corea del Sur confirmó el lanzamiento fallido de un quinto misil balístico de corto alcance Hyunmoo-2, que se estrelló contra el suelo poco después del lanzamiento.

La ojiva del misil no detonó y nadie resultó herido, dijeron las autoridades. Sin embargo, se desató un gran incendio en la ciudad de Gangneung, en la costa este de Corea del Sur, lo que provocó el pánico. Muchos residentes preocupados llamaron al Ayuntamiento, dijeron las autoridades.

Los aviones de combate surcoreanos y estadounidenses ya habían llevado a cabo ejercicios de ataque de precisión con dos aviones de combate surcoreanos F-15K lanzando bombas sobre un objetivo virtual en el Mar Amarillo el martes, según Seúl.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU., John Kirby, dijo en una entrevista con CNN que fue “en respuesta a las provocaciones del Norte para garantizar que podamos demostrar nuestras propias capacidades”.

Negociaciones sin condiciones

“No debería llegar a eso. Le dejamos claro a Kim Jong Un que estamos listos para sentarnos a la mesa sin condiciones previas”, agregó.

El ejército de Corea del Sur también anunció el miércoles el regreso a la región del portaaviones de propulsión nuclear estadounidense USS Ronald Reagan, que había estado realizando ejercicios con la Armada de Corea del Sur en septiembre.

Corea del Norte, que en septiembre adoptó una nueva doctrina que hacía “irreversible” su condición de potencia nuclear, aumentó su fuego este año, lanzando un misil balístico intercontinental por primera vez desde 2017.

El tiroteo del martes fue el quinto en diez días. Pyongyang no comentó sobre el asunto en los medios oficiales.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se reunirá sobre este tema el miércoles.

Según datos de Seúl y Tokio, el misil recorrió unos 4.600 km, probablemente la distancia más larga que haya recorrido Pyongyang en sus pruebas. Los cohetes generalmente se lanzan en una trayectoria “elevada” para evitar sobrevolar los países vecinos.

Según expertos y altos funcionarios, el misil es un Hwasong-12 IRBM con capacidad nuclear. Se probó por primera vez en 2017 y puede llegar a las bases estadounidenses en la isla de Guam.

“Escalada”

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, denunció una “escalada” e instó a Pyongyang a “reanudar el diálogo” para lograr la “desnuclearización total y verificable de la península de Corea”.

Por su parte, el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, deploró una “provocación” que “viola claramente los principios y estándares universales de las Naciones Unidas” y ordenó “una respuesta firme”.

Seúl, Tokio y Washington intensificaron recientemente sus maniobras conjuntas, organizando los primeros ejercicios antisubmarinos trilaterales en cinco años el 30 de septiembre, días después de las maniobras a gran escala de las fuerzas navales de Estados Unidos y Corea del Sur.

Alrededor de 28.500 soldados estadounidenses están estacionados en Corea del Sur para protegerlo de su vecino.

Funcionarios surcoreanos y estadounidenses han estado advirtiendo durante meses que el gobernante norcoreano, Kim Jong Un, se está preparando para otra prueba nuclear.

Esto podría ocurrir después del congreso del Partido Comunista Chino, que comienza el 16 de octubre, dijeron este fin de semana varios altos funcionarios del Comando de Asia y el Pacífico de Estados Unidos.

“A pesar del lanzamiento del misil de hoy (…) la intención de Corea del Norte de realizar una prueba nuclear permanece sin cambios”, dijo a la AFP Yang Moo-jin, profesor de la universidad, la Universidad de Estudios de Corea del Norte.

“Es probable que Pyongyang se burle del lanzamiento de misiles de hoy, especialmente porque uno de los lanzamientos falló”, agregó, refiriéndose a los lanzamientos de Corea del Sur y Estados Unidos el miércoles.

Pyongyang ha probado bombas nucleares seis veces desde 2006. La última y más potente prueba se produjo en 2017 con un rendimiento estimado de 250 kilotones.

Augusto Bojorquez

"Amante de la cultura pop sutilmente encantador. Evangelista de Internet. Solucionador de problemas de por vida. Entusiasta de la cerveza".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *