Argentina: El gobierno peronista quedó debilitado por las elecciones

Publicado el 15 de noviembre de 2021 a las 18:25Actualizado el 15 de noviembre de 2021 a las 18:36

La reconquista de zonas importantes: ese era el objetivo del Frente de Todos, la coalición gobernante en Argentina, tras el fracaso de las elecciones primarias de septiembre, que asestaron un duro golpe al gobierno de Alberto Fernández.

En un país donde el voto es obligatorio a partir de los 18 años y facultativo a partir de los 16, la participación, el reto de las últimas semanas de campaña, alcanzó el 71%, 5 puntos más que en septiembre. Pero eso no fue suficiente para revertir la tendencia de los peronistas.

Aunque el daño en la provincia de Buenos Aires, madre de todas las luchas, es limitado, la victoria de la oposición se confirmó a nivel nacional con el 42% de los votos frente al 34% de la coalición oficialista.

El silencio de Kirchner

Las dos principales fuerzas políticas del país, Juntos por el cambio (derecha) y el Frente de Todos (coalición peronista en el poder), estarán casi codo a codo con 116 y 118 diputados respectivamente. Al unir fuerzas con otras fuerzas políticas, la oposición podrá bloquear proyectos de ley. Mientras estaba sentado en el Senado, el Frente de Todos perdió su mayoría al perder seis escaños, una novedad en la historia política peronista.

Un golpe para la presidenta del Senado, Cristina Kirchner. La expresidenta argentina explicó su ausencia por razones médicas avanzadas -fue operada el 4 de noviembre- en la sede de su coalición la noche del domingo. Sin embargo, su ausencia ha sido interpretada por algunos como un distanciamiento del presidente.

Tras la votación, el presidente Alberto Fernández llamó a sus bases militantes a celebrar la “victoria” y abogó por el diálogo con la oposición. Cristina Kirchner, quien sigue siendo la única figura política capaz de movilizar masivamente sus filas, prefirió guardar silencio.

Nuevo partido liberal de derecha

A dos partidos les fue bien en esta elección intermedia y podrían jugar aguafiestas antes de las elecciones presidenciales y generales de 2023. El Frente de Izquierda (izquierda no peronista), con casi el 6% de los votos a nivel nacional, consiguió un cuarto escaño para la diputada Myriam Bergman.

Pero los ojos se dirigieron principalmente a un nuevo partido liberal de derecha, después de una campaña muy mediática encabezada por un nuevo actor, el economista Javier Milei. Este último llega con dos nuevos escaños, elevando la representación liberal en la Cámara de Diputados a cinco.

“Tenemos que encontrar la manera de volver a tomar riesgos políticos. La derecha de los debates nos empuja hacia una posición más conservadora. […] Pero el resultado electoral, que puede calificarse de empate, no debe afectar nuestra propuesta política”, advierte Magui Fernández Valdez, la candidata fallida a un escaño parlamentario por el Frente de Todos.

Alberto Fernández “transmite una calma que necesitamos. Un camino de crecimiento lento pero claro con metas realistas”, dice Pedro Audero, economista y activista cercano al presidente.

Si bien los desafíos económicos para el gobierno aumentan y la campaña electoral para las elecciones presidenciales de 2023 podría comenzar prematuramente, las tensiones dentro de la coalición gobernante apuntan a un punto muerto, cuyo resultado dependerá de la política económica.

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.