“Apoyando la lucha por la libertad”: cuando Occidente creó a los talibanes

Las fotos de este verano de un adopción Devastados por la retirada desordenada del ejército estadounidense, encendieron un fuego que nunca se extinguió del todo. Debajo de las brasas yacen no solo veinte años de mala gestión estadounidense, sino mucho más.

Y detrás de las protestas de jóvenes afganas hace dos semanas contra la elección del régimen talibán no reabrir las escuelas secundarias para niñasla incapacidad de la comunidad internacional para garantizar y promover un gobierno sano, democrático y libre para todos los civiles del país, ni siquiera para tantos buenos.

De hecho, estamos presenciando una opresión sistemática de los derechos de las mujeres al igual que durante el primer régimen talibán (1996 – 2001), en el que a las mujeres a partir de los 12 años no solo se les permitía estudiar, sino también trabajar fuera de casa, andar en bicicleta, moto y automóvil, usar cosméticos y joyas, obtener en contacto con otro hombre que no sea su esposo o pariente o salir sin un pariente varón que las acompañe.

En resumen, los afganos han retrocedido en el tiempo, víctimas de una condición anacrónica tan fuerte que todavía resuena hoy. De hecho, los talibanes no son un invento de última hora ni un destino inevitable, sino el resultado de una “Creación” completamente fuera de control.

surgimiento del totalitarismo

Para comprender lo que sucedió y por qué es importante no olvidarlo, es importante dar un paso atrás. En febrero de 1989 el tropas soviéticas Abandonaron Afganistán, poniendo fin a más de nueve años de participación directa y ocupación. La URSS invadió Afganistán en 1979, apoyando al régimen prosoviético recién formado en Kabul. Atlantic informa que 1 millón de civiles murieron en el brutal conflicto, junto con 90.000 militantes muyahidines, 18.000 soldados afganos y 14.500 soldados soviéticos.

Manifiesto afgano

En poco tiempo, casi 100.000 soldados soviéticos tomaron el control de las principales ciudades y carreteras. La rebelión fue rápida y generalizada, y los soviéticos tomaron medidas enérgicas contra los rebeldes muyahidines y sus partidarios, asaltando aldeas enteras para negar al enemigo un refugio seguro. Los enemigos en cuestin eran exactamente esos talibanesel grupo “rebelde” que quería convertir Kabul en un emirato político-religioso, cultural, social, legal y económico bajo el signo del Islam.

Sin embargo, antes del régimen talibán, Afganistán lo era todo. otro mundo, una especie de multiverso que hacía posible creer que algo podía cambiar. En el ‘Corriere della Sera’, Milena Gabanelli describe la Kabul de hace más de cincuenta años: “En los años 70, los niños de las flores europeos cruzaban los Balcanes por las carreteras de la Yugoslavia comunista, pero en los años 90 y 2000 estas carreteras habían sido prohibidas durante mucho tiempo desde la guerra civil. Afganistán en la década de 1970 es irreconocible hoy”.

La involución cincuenta años después

Pero, ¿cómo llegaron los talibanes al poder? Los muyahidines que luchan contra la intervención soviética fueron llamados por el propio gobierno afgano para erradicar los grupos terroristas islamistas. acaba de ser financiado por los Estados Unidos. Tanto ella como Al Qaeda recibieron apoyo militar y económico de Washington, una elección que encajaba en la lógica de los años de la Guerra Fría.

Un poco como en Sudamérica con los golpes chile y argentina, con el objetivo de derrocar a los gobiernos socialistas para establecer en su lugar regímenes dictatoriales directamente vinculados y dependientes de los Estados Unidos. Un experimento que fracasó únicamente en Cuba, único bastión del poder comunista en occidente.

Sin embargo, no es ningún secreto. La propia Francesca Mannocchi, invitada de “vidas de propagandaEn La7 recordó hace unas semanas que los talibanes solo existen porque están financiados por Estados Unidos. Sin embargo, esta decisión política no solo ha fracasado en el propio Estados Unidos, sino también en todas aquellas mujeres, hombres y niños que no saben lo que es la paz.

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.