Aborto: contra el resto del mundo

El 24 de junio, la Corte Suprema de los Estados Unidos revocó el derecho federal al aborto, volviendo a su emblemático fallo Roe versus Wade de 1973, restaurando a los estados el poder de elegir si prohibir o no el aborto. Cada estado ahora puede votar en esta área. Al menos siete activaron esta prohibición el mismo día. Esta decisión tan controvertida ha provocado una reacción muy fuerte del público estadounidense, que apoya la libre elección de las mujeres sobre su cuerpo; lo que, por lo tanto, es cuestionado por la mayoría de los miembros de la Corte Suprema. Esta decisión también está siendo impugnada por la administración de Biden. Washington también anunció (25 de junio) que tiene la intención de continuar apoyando los “derechos de salud reproductiva” en todo el mundo, a pesar de la decisión histórica de la Corte Suprema de revocar ese derecho en los Estados Unidos, dijo el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken. La reacción de la diplomacia estadounidense es tanto más comprensible cuanto que jefes de Estado y de Gobierno estadounidenses como Canadá, Gran Bretaña y Francia lamentan un retroceso con esta decisión, que pone a Estados Unidos a contracorriente de la gran mayoría de los países, en particular de los países desarrollados. La decisión estadounidense incluso ha reavivado el debate en algunos otros países sobre el tema. A diferencia de Estados Unidos, el proyecto de constitución de Chile (27 de junio) incluía el aborto. Chile, que hace unas décadas era considerado uno de los países latinoamericanos más conservadores, podría muy pronto tener el derecho al aborto consagrado en su constitución y colocarse en la cima del mundo en esta materia, explica AFP. La nueva constitución de Chile, que ha sido redactada por una asamblea constituyente de ciudadanos durante casi un año, será sometida a referéndum el próximo 4 de septiembre. De aprobarse, el texto colocaría a Chile en las antípodas de Estados Unidos, que acaba de revocar el derecho federal al aborto: el derecho al “aborto voluntario” (IVG) quedará entonces inscrito en la nueva constitución. Todavía se habla del aborto en Chile, pero ya quedó atrás la época en que la Iglesia Católica empleó todo su peso para impedir cualquier avance. Según una encuesta de Ipsos de septiembre de 2021, la mayoría de los chilenos (73%) ahora apoya el aborto, incondicionalmente (41%) o con condiciones (32%). vida de la madre o malformaciones del feto. Dentro de la Asamblea Constituyente totalmente igualitaria, algunos inicialmente dudaron de la utilidad de mencionar explícitamente el aborto en la Ley Básica porque temían antagonizar el derecho a todo el texto. Pero el movimiento feminista dio el impulso crucial al recolectar las 15.000 firmas necesarias para poner la propuesta en la agenda. El artículo 16 del proyecto de constitución, que de aprobarse en septiembre reemplazaría al actual proyecto de constitución de la dictadura de Pinochet (1973-1990), establece que el Estado garantiza los derechos sexuales y reproductivos sin discriminación. En ese contexto, asegura “el acceso a la información, la educación, la salud y los servicios y prestaciones necesarios para garantizar que todas las mujeres y personas en edad fértil tengan las condiciones para el embarazo, el aborto voluntario, el parto y la maternidad libres y protegidos”. El presidente ultraderechista Gabriel Boric se pronunció claramente a favor del aborto en la campaña presidencial que ganó contra la extrema derecha, y en Francia el tema también ha surgido en los debates políticos, tras la decisión de la Corte Suprema de EE. Bergé (25 de junio) propuso una revisión constitucional para incluir el “respeto al aborto” en nuestra constitución. El primer ministro, seguido de varios miembros del gobierno, respaldó inmediatamente la propuesta “fuertemente”. “Es catastrófico al por las mujeres en el mundo: cada nueve minutos tienes una mujer que muere porque un aborto ha sido mal manejado de manera insegura”, subrayó también el sábado 25 de junio la nueva presidenta del Grupo LREM en la Asamblea, Aurora Berge. “Los derechos de las mujeres son siempre derechos frágiles”, dice Aurore Bergé. Refiriéndose a las nuevas diputadas de la RN, “fuertes opositoras al acceso de las mujeres al aborto”, juzgó que no era necesario “correr ningún riesgo en este ámbito y por lo tanto asegurar este derecho”. La FN (ahora RN) ha sido radicalmente antiabortista durante mucho tiempo. En 2011, Marine Le Pen reiteró su deseo de no reembolsar los abortos y luego respaldó el statu quo sobre el tema. El 24 de junio, Mathilde Panot, líder de los diputados de Insoumis, anunció que propondría a la alianza de izquierda Nupes “presentar un proyecto de ley para incluir el derecho al aborto en la constitución”. “El presidente del grupo parlamentario LREM retoma esta propuesta, que los diputados LREM habían rechazado varias veces en la anterior legislatura”, los presidentes de los grupos parlamentarios de izquierda saludaron este “vuelco” en un comunicado de prensa y el pedido para la “presentación de un texto conjunto” por parte de todos los Grupos de voluntarios. “Privados de la mayoría, los vagabundos piensan mejor”, atacó el número uno del PS Olivier Faure, mientras Mathilde Panot les advertía contra cualquier “sectarismo”. Queda por ver cómo podría progresar el nuevo texto social. “El tiempo legislativo es limitado, no perdamos de vista la emergencia económica y social en nuestro país”, exigió el diputado de LR, Fabien Di Filippo, citado por AFP. “Para ocultar su incapacidad para resolver los problemas reales del país, la mayoría inventa problemas ficticios”, agregó el jefe de la Senado, LR Bruno Retailleau, quien se muestra hostil a cualquier iniciativa sobre el tema. Por su parte, François Bayrou, presidente de MoDem y aliado de Emmanuel Macron, se desmarcó (26 de junio) de la propuesta de LREM, apoyada por Élisabeth Borne, de incluir el derecho al aborto en la Constitución y preguntó si era “útil” en el momento”. Una revisión constitucional requiere la aprobación del mismo texto por la Asamblea y el Senado, luego debe ser adoptado por referéndum. Otra opción: si la revisión fue iniciada o asumida por el ejecutivo, el texto también debe ser validado por las dos cámaras, pero puede ser presentado a la Cámara del Congreso, que debe votarlo por una mayoría de 3/5 de los votos emitidos. “Si es bueno, tiene sentido hacerlo, aunque que yo sepa, ninguna corriente política está desafiando el Ley del Velo de 1975 “, que permitió el aborto en Francia, insistió François Bayrou, quien tradicionalmente ha bloqueado el progreso sobre el aborto. sorprende que lo que está pasando en Estados Unidos (…) esté provocando una serie de reacciones efervescentes en la vida política francesa”, prosiguió el dirigente centrista, que “no es tal que los americanos podamos seguir la vida política”. Obviamente, el problema no está ahí, reflejando en gran medida el impacto de la decisión de la Corte Suprema, muy conservadora, que muestra cuán frágiles son los derechos de las mujeres, incluidos los que tanto les costó ganar.

Alfredo Arjona

"Aficionado al tocino. Alborotador. Creador profesional. Practicante de Internet. Adicto a la música. Escritor total. Empollón empedernido de la cerveza. Ninja de la cultura pop".

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.